iStock

CON INFORMACIÓN DE TRANSFERENCIA TEC

Actualmente, uno de los proyectos más ambiciosos en el sector espacial es el de llevar a la humanidad a Marte. La NASA anunció en abril que planea la llegada del primer humano al planeta rojo en el 2033.

Una vez que se logre el objetivo, ¿cómo afectaría a la salud de los astronautas el habitar en el planeta rojo? De acuerdo con una publicación en Transferencia Tec, cuando el ser humano viaja al espacio, el cuerpo sufre varios cambios que se traducen como adaptaciones, las cuales provocan ciertas consecuencias en la salud.

Existen dos factores que cobran relevancia: la microgravedad y la radiación cósmica, los cuales podrían ser los responsables de desarrollar en los futuros habitantes del planeta rojo problemas cáncer, cardiovasculares y del sistema nervioso.

Lee: Esta es la fecha en la que el primer humano llegará a Marte

La microgravedad es el ambiente bajo el cual los efectos de la fuerza de la gravedad se encuentran reducidos, basta con imaginar a un astronauta flotando en una misión espacial para notar su presencia. Mientras que la radiación cósmica, el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) la define como “la energía que se libera en forma de partículas u ondas electromagnéticas”.

La microgravedad provoca que los líquidos del cuerpo de los astronautas se acumulen en la parte superior de tronco humano, lo que ocasiona que el corazón reciba más sangre en cada uno de los latidos por lo que lo que lo lleva a expulsar un mayor volumen de sangre por minuto evitando que la sangre con oxígeno llegue correctamente a todas las demás partes del cuerpo.

Mientras que los rayos cósmicos o la  radiación cósmica, de la cual estamos protegidos en la Tierra gracias a nuestra magnetosfera, es otro de los factores que pueden perjudicar la salud de los astronautas, ya que al no contar con esta protección contra la radiación cósmica en los viajes espaciales, existe un alto riesgo de que se desarrollen daños y mutaciones en el ADN, los cuales terminan culminando en algún tipo de cáncer.

De acuerdo con información que la NASA ha obtenido gracias a las misiones que ha enviado al planeta rojo, la radiación a la que se expondrían los astronautas aumenta más de un 5% el riesgo de que se desarrolle algún tipo de cáncer mortal durante la vida del astronauta.

Por si no lo viste: Así es como puedes enviar tu voz a Marte

¿Cuál puede ser la solución?

Ante este panorama, el Doctor Enrique Guerrero-Beltrán, quién es profesor-investigador en el Tec y miembro del Grupo de Investigación en Medicina Cardiovascular y Metabolómica de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la institución, junto con sus alumnos Shelsya López, Roberto Vázquez y Lizeth Rubio de las carreras de Medicina, Ingeniero Físico Industrial, e Ingeniero en Nanotecnología, respectivamente, propuso el uso del sistema inmunológico, utilizando neoantígenos y moléculas que empeoran el daño de la falla cardíaca para crear una simulación débil de cada situación, para que así el sistema inmunológico guarde esa información.

De esta manera, si en un futuro se llegara a presentar el cáncer o alguna falla cardíaca, el sistema inmunológico sabría eliminar o controlar esas amenazas.

El proyecto apunta en pensar en alternativas preventivas antes de que se desarrolle el cáncer como llevar un dispositivo capaz de monitorear el estado de salud en todo momento, un dispositivo que utilice las vacunas para mantener al sistema inmunológico activo ante cualquier perturbación que pudiera existir.

Este proyecto obtuvo el primer lugar en el Concurso Nacional “Misiones Espaciales México 2018”, organizado por la Agencia Espacial Mexicana (AEM).

Te recomendamos: Aquí puedes obtener tu pase de abordar para viajar a Marte

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre