Venus puede albergar vida
Venus (Foto: NASA)

El descubrimiento del gas fosfano (PH3) en la atmósfera de Venus indica que ese planeta tiene el “potencial” de albergar o haber albergado vida. El descubrimiento se publica hoy en la revista Nature Astronomy.

Científicos de la Universidad de Cardiff señalan que la detección de gas fosfano en la atmósfera de Venus “sugiere que Venus podría acoger procesos fotoquímicos o geoquímicos”. Aunque no implica necesariamente “una evidencia robusta de vida microbiana” en el planeta.

En la Tierra, el PH3 es causado por la actividad humana, como la industria, o por microorganismos. Por ello, puede ser un indicio de alguna forma de vida en Venus.

Los ‘ojos’ en el universo

Las mediciones de gases en Venus se realizaron con la ayuda de dos telescopios. Algunos de los ‘ojos’ de la humanidad que dan un vistazo al universo son el telescopio James Clerk Maxwell, en Hawai, y del Gran telescopio Milímetro/Submilímetro (ALMA, por sus siglas en inglés) en el desierto de Atacama, Chile.

De acuerdo con las observaciones que el equipo de científicos realizó entre 2017 y 2019 se logó este hallazgo. Las mediciones de PH3 abren la posibilidad de encontrar vida fuera del planeta Tierra.

“Creemos que hemos encontrado gas fosfano en la atmósfera de Venus. En un planeta rocoso como la tierra, el fosfano es un gas raro. Surge principalmente como resultado de la vida. Es lo que llamamos un biomarcador”, explica Emily Drabek-Maunder, astrónoma en el Real Observatorio de Greenwich, parte del equipo que desarrolló el trabajo.

Las condiciones en la superficie de Venus son “hostiles a la vida”, de acuerdo con el estudio. Pero el ambiente en sus nubes más altas, entre 53 y 62 kilómetros de altitud, es templado. Sin embargo, las condiciones impiden que el fosfano sea estable.

Un hallazgo inusual

De acuerdo con la publicación, los investigadores aún consideran que la presencia del PH3 es “inexplicable”. En su análisis incluyeron posibles fuentes de generación como micrometeoritos, relámpagos, descargas de rayos y actividad volcánica.

En la presentación a prensa, William Bains explicó dijo: “estamos siendo muy cautos, no estamos diciendo que haya vida (en Venus). Lo que estamos diciendo es que hay algo que es realmente desconocido y que podría tratarse de vida”.

Los autores señalaron que el “PH3 se podría originar a partir de procesos fotoquímicos o geoquímicos desconocidos. Incluso, por analogía con la producción biológica de PH3 en la Tierra, a partir de la presencia de vida. Si ningún proceso químico puede explicar el PH3 en la atmósfera superior de Venus, entonces debe de producirse por un proceso considerado previamente no plausible en condiciones venusianas”, añadieron los científicos.

El fosfano, un gas más denso que el aire terrestre, se puede encontrar en productos generados por el ser humano como insecticidas. La exposición al ser humano puede ser altamente tóxica.

(Con información de EFE)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre