iStock

La pandemia de Covid-19 concentra la atención del mundo entero mientras otras enfermedades infecciosas amenazan a miles de niños en países en desarrollo. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió en abril que la suspensión de las vacunaciones exponía a 117 millones de niños al contagio de sarampión.

“Los sistemas de salud se han tensado tanto que en algunos lugares se han suspendido los servicios de rutina. Se está dedicando todo a la lucha contra la COVID-19”, declaró a la AFP Robin Nandy, jefe del servicio de vacunación de Unicef. “Los Estados quieren limitar los contactos de los profesionales sanitarios con enfermos potenciales”.

Los números respaldan la preocupación de Nandy. En 2018 más de 140,000 personas, en su mayoría niños menores de cinco años, murieron a consecuencia de sarampión. Alrededor de 2,500 niños fallecen cada día de neumonía, afección que se puede tratar con medicinas eficaces y baratas.

El 6 de mayo la red Stop TB advirtió que debido a las medidas de confinamiento podrían ocurrir 1.4 millones de muertes vinculadas a la tuberculosis pues las campañas de pruebas y tratamientos se vieron perturbadas. No solo eso: los recursos para la investigación de la enfermedad se han visto mermados en los últimos años.

“Estamos estupefactos al ver que una enfermedad de 120 días tenga ya 100 vacunas en curso de desarrollo”, en comparación con las tres de la tuberculosis, subrayó Lucica Ditiu, directora de la red Stop TB. “Es algo descabellado”.

Además, otros cientos de millones de personas con enfermedades crónicas, como diabetes o hipertensión, requieren medicamentos de forma cotidiana. En abril la Alianza sobre las enfermedades no transmisibles (Alianza NCD) pidió garantizar que las personas con estas dolencias puedan recibir sus tratamientos a pesar de la pandemia. Especialmente porque generan complicaciones en caso de contagio con Covid-19.

Con información de la agencia AFP.

Vacunas, preocupación mundial (interactivo)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre