iStock

Tener acceso a la vacuna contra la Covid-19 es prioridad para muchos países. Algunos países optan por financiar parte de su desarrollo mientras que otros prefieren hacer encargos previos a los grupos farmacéuticos que trabajan en el antídoto.

¿Qué tan avanzados están los proyectos?

Hasta el 9 de junio había una decena de vacunas en fase clínica y 126 en la etapa preclínica, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Si bien conocer los avances de cada una es complicado algunas empresa, como la estadounidense Moderna, informan de manera regular sobre su progreso.

Así sabemos que la vacuna de Moderna entra en julio a la tercera y última fase de ensayos. En el caso de la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca harán pruebas con 50,000 voluntarios y esperan resultados en otoño.

La estadounidense Johnson & Johnson prevé poder distribuir un millar de dosis el próximo año. La francesa Sanofi trabaja en dos tipos de vacunas en etapa preclínica, cuando las pruebas se realizan en animales. El primero lo desarrolla con GSK, de origen británico, y estaría disponible al público en 18 meses; el segundo espera tenerlo disponible a gran escala al final de 2021.

Cualquiera de estos escenarios marcaría un hito en la industria farmacéutica pues nunca se ha comercializado un vacuna con esa velocidad. “Es algo inédito. Esto se explica por el hecho de que ya existía un cierto conocimiento por las epidemias anteriores de SRAS y Mers [coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio]. Y se movilizó una financiación excepcional”, explicó la economista Nathalie Coutinet.

 

¿Cómo distribuir las vacunas necesarias?

Desde mayo el director de la Federación Internacional de la Industria del Medicamento (IFPMA), Thomas Cueni, adelantaba que el verdadero rompecabezas sería lograr que las dosis lleguen a todo el mundo. 

Pascal Soriot, director general de AstraZeneca, opina que la distribución en frascos plantea un problema importante. Su laboratorio, como otros, estudia la posibilidad de almacenar varias dosis por frasco. Varias empresas anunciaron que adaptarían sus líneas de producción para cubrir la alta demanda. Una opción sería subcontratar los servicios de otras compañías.

¿Cómo participan los gobiernos en el proceso?

Para garantizar el acceso a la vacuna, los gobiernos financian parte de su desarrollo o bien encargan lotes por adelantado, a menudo a varios laboratorios. Estos acuerdos ayudan para que los laboratorios no enfrenten solos el riesgo financiero de un eventual fracaso.

 Estados Unidos, por ejemplo, cuenta con la llamada Operación Warp Speed, una alianza pública-privada que busca garantizar la cantidad suficiente de vacunas para sus ciudadanos en 2021 a través del financiación y apoyo a laboratorios. El gobierno de Donald Trump financió con 30 millones de dólares a Sanofi, lo que llevó a su director, Paul Hudson, a mencionar que Estados Unidos tendría prioridad en la distribución de la vacuna, lo que generó una fuerte polémica en Francia.

El reciente acuerdo entre AstraZeneca y Alemania, Francia, Holanda e Italia muestran que los gobiernos europeos también buscan asegurar su aprovisionamiento con la vacuna para la Covid-19. El convenio establece que los países de la Unión Europea, junto con otros Estados voluntarios, podrían recibir hasta 400 millones de dosis.

¿Cuánto costará la vacuna?

Hasta el momento los grupos farmacéuticos han dicho que desean mantener el precio de la vacuna en un nivel razonable e incluso venderla a precio de coste. El presidente de AstraZeneca en Francia, Olivier Nataf, dijo en entrevista que la empresa está comprometida en “no ganar beneficios con la vacuna” y estimó que cada dosis podría facturarse a unos 2 euros (alrededor de 2.25 dólares).

Por la presión internacional será difícil que cualquier farmacéutica venda el antídoto en un precio muy elevado, especialmente si se trata de una campaña de vacunación única. Si fuera necesario aplicarla de manera recurrente es más probable que los proveedores empiecen a tratarla como un ejercicio comercial, según el banco UBS.

En cuanto a los países en vías de desarrollo, durante la reciente cumbre virtual de la Alianza por la vacuna, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, esta debe considerarse “un bien público mundial”, accesible para todos, con base en el principio de solidaridad entre países ricos y pobres.

Con información de la agencia AFP.

Tec Review crece: estrena sitio en inglés y podcast. Sigue nuestros contenidos.

México busca recursos para cuatro proyectos de vacuna contra Covid-19

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre