iStock

Al día de hoy, los filtros que nos brindan las redes sociales como Snapchat, Instagram o Facebook se han convertido en un fenómeno para los usuarios, al grado de querer someterse a una cirugía plástica para lucir ‘perfecto’ tal como en las selfies que ellos mismos retocaron.

Anteriormente, las personas llegaban al cirujano plástico con la foto de sus celebridades favoritas para hacerse modificaciones en su físico inspiradas en la apariencia de sus ídolos. Hoy, las cosas han cambiado. Usuarios buscan parecerse a una versión alterada de sí mismos, según una investigación realizada por la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

Lee: Con nuevo diseño Snapchat busca diferenciarse de Twitter e Instagram

Se trata de una nueva tendencia, un fenómeno llamado “Snapchat dysmorphia”, en la que usuarios tienen el interés de someterse a una cirugía estética para lucir tal como en sus fotografías editadas, es decir, con labios más llenos, ojos más grandes o una nariz más delgada.

“Esta es una tendencia alarmante porque esas selfies filtradas a menudo presentan una apariencia inalcanzable y están borrando la línea de realidad y fantasía para estos pacientes”, señala el artículo.

Por si no lo viste: Snapchat estrena nuevos filtros en 3D, conócelos

Estos filtros puede tener efectos negativos en los adolescentes o aquellos con Trastorno Dismórfico Corporal (TDC), ya que estos grupos pueden internalizar severamente este estándar de belleza, apunta el estudio.

Neelam Vashi, uno de los autores del estudio, dijo a The Washington Post  que este fenómeno es el resultado de que actualmente las personas tienen la facilidad de poder corregir y editar cualquier imperfección.

TE RECOMENDAMOS:

Así es como Snapchat busca conquistar a los mexicanos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre