La educación a distancia ha sido un reto en todo el mundo. En la foto, el periodista Martín Estrada trabaja en el programa de radio Aprende en Casa de la Secretaría de Educación en Colombia (Foto: EFE/ Carlos Ortega)

A finales de marzo, durante la contingencia por la Covid-19, los profesores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reportaron que seis de cada 10 de sus alumnos tuvieron problemas con el acceso a internet y con la disposición de equipos de cómputo para continuar con sus clases en línea. 

Según el informe “Retos de la Educación a Distancia en la Contingencia de la Covid-19” realizado por la Coordinación de Desarrollo Educativo e Innovación Curricular de la UNAM (CODEIC), de los 383 profesores encuestados, de bachillerato, licenciatura y posgrado, 236 (61%) reportaron que sus alumnos habían enfrenado “dificultades tecnológicas”, es decir, relacionadas con el ​acceso a Internet, disposición de equipos de cómputo y el conocimientos de plataformas educativas.

A la pregunta de con qué tipos de problemáticas te estás enfrentando para transformar tus actividades docentes, 166 profesores dijeron que “logísticas”, relacionadas con el manejo del tiempo, los horarios de clase, los espacios físicos para trabajar a distancia y la comunicación institucional.

Otros resultados arrojaron que 39% de los profesores tuvieron problemas tecnológicos, mientras 35% fueron pedagógicos, debido al poco conocimiento previo sobre el uso de las herramientas de educación a distancia, el envío de tareas y la falta de participación en clases virtuales.

Finalmente, los socioafectivos (14.9%) relacionados con los aspectos emocionales de los estudiantes en los que los profesores han identificado sentimientos de tristeza, frustración, ansiedad, cansancio y falta de motivación.

Y es que en cuestión de días, docentes y alumnos dejaron el salón de clases tradicionales para trasladar sus aulas a plataformas como Google Classroom y Zoom debido a la pandemia de la Covid-19.

Te puede interesar: ‘MexiCiencia’ lucha contra el virus de las fake news

Por su parte, el Tecnológico de Monterrey arrancó al formato en línea el pasado 23 de marzo con más de 2,000 sesiones de clases simultáneas para más de 90,000 estudiantes, de acuerdo con un mensaje de David Garza, rector de la institución.

Aunque Joaquín Guerra, vicerrector Académico y de Innovación, indicó que entre el 80 y 85% de los profesores ya tenían conocimiento de las plataformas como Zoom, se realizaron capacitaciones para los profesores durante las primeras semanas de confinamiento.

De igual forma se creó el programa Buddies en el que colaboradores o alumnos apoyan a los profesores en aspectos técnicos.

Natalia Tieso, responsable de Desarrollo regional para América Latina del Bachillerato Internacional, asegura que la experiencia educativa en formato digital representa un reto de atención adicional por parte de los alumnos que comparten espacios de trabajo con otros miembros de la familia y también saca a la luz los problemas de conectividad y acceso a la tecnología que hay en la región.

“Pareciera ser que la conexión a internet ahora debería ser un derecho y no un privilegio en este contexto de emergencia, sin mencionar la disponibilidad de los dispositivos en un mismo hogar”, dijo en entrevista con Tec Review.

RecomendamosCómo buscar tu primer empleo en tiempos de la Covid-19

Habilidades emocionales necesarias en alumnos y profesores

La Covid-19 puso de manifiesto grandes sensaciones de incertidumbre, ya que en muchos casos todavía los alumnos no saben cuándo se realizará la reapertura de los colegios ni cuándo van a encontrarse nuevamente con sus amigos, compañeros y maestros.

También muchos han expresado gran angustia ante el encierro, por la falta del contacto físico debido al distanciamiento social y por la gran autonomía que necesitan los alumnos para organizarse.

El Foro Económico Mundial ha identificado habilidades personales que serán demandadas en el futuro en el ámbito laboral como la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, la creatividad, el trabajo en equipo y la inteligencia emocional. 

La pandemia también puso en evidencia que el desarrollo de éstas será esencial para los alumnos y una forma de desarrollarlas puede ser a través de Collaborative for Academic, Social and Emotional Learning (CASEL, por sus siglas en inglés) la cual brinda herramientas a educadores, funcionarios públicos y padres de familia para fomentar la comprensión de las emociones y a partir de la crisis de la Covid-19, postea videos tutoriales para favorecer el desarrollo de los alumnos.

“Cuando las escuelas tienen un programa de aprendizaje social y emocional, se planifican actividades no solo para alcanzar logros académicos intelectuales, sino dinámicas para desarrollar habilidades de autogestión, colaboración con sus compañeros y aprender a manejar su frustración y convertirse en individuos resilientes”, indicó Tieso.

Asimismo, reconoce que los maestros tuvieron que cambiar la forma de enseñanza y, con el paso de las semanas, han podido flexibilizar sus planificaciones de contenidos y aprender sobre sus propias prácticas para evitar que los alumnos pasen demasiadas horas frente a la pantalla.

Tec Review crece: estrena sitio en inglés y podcast. Sigue nuestros contenidos.  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre