Un hombre intenta defenderse de un enjambre de langostas del desierto en un rancho cerca de la ciudad de Nanyuki en el condado de Laikipia, Kenia. (Foto: Baz Ratner / Reuters)

Argentina y Brasil monitorean el movimiento de una manga de langostas de 15 kilómetros cuadrados de extensión ubicada en el noreste argentino que, de acuerdo a especialistas, hasta el momento no ha causado daños significativos en los cultivos del país sudamericano.

Según el Servicio Nacional de Sanidad argentino (SENASA), la manga- como se conoce a los enjambres de langostas– contendría cerca de 40 millones de insectos y, tras ingresar a Argentina desde Paraguay a fines de mayo, se encuentra en la provincia de Corrientes, cerca de las fronteras con Brasil, Uruguay y Paraguay.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) la langosta es la plaga migratoria más destructiva del mundo.

La langosta del desierto es un insecto voraz, ingiere su propio peso cada día, mostrando preferencia por los cultivos alimentarios y el forraje. Un enjambre de un kilómetro cuadrado puede contener hasta 80 millones de ejemplares adultos, y tiene la capacidad de consumir la misma cantidad de alimentos al día que 35,000 personas.

Te puede interesar: Polvo del Sahara llegará a México (te decimos cómo seguir su trayectoria)

“Estamos siguiendo el movimiento de la plaga”, dijo Héctor Medina, coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras del SENASA, que explicó que debido al ingreso de un frente frío del sur el movimiento de las langostas se vería limitado en los próximos días.

Las bajas temperaturas van “a impedir que se muevan y que se reproduzcan. Las aletarga, hace que se queden quietas”, explicó Medina, que agregó que, si bien el clima limitaría su movilidad en el corto plazo, el viento podría eventualmente llegar a empujar la nube de langostas a un país vecino.

El Ministerio de Agricultura de Brasil también está monitoreando el movimiento de las langostas y pidió a los agricultores del sur del país estar en alerta, aunque concluyó que, en base a las actuales condiciones climáticas, es improbable que se trasladen a su territorio.

No obstante, la titular de la cartera, Tereza Cristina Dias, declaró el jueves una “emergencia fitosanitaria” en los estados de Río Grande do Sul y de Santa Catarina por la plaga.

Preocupados por la poca humedad

En tanto, a pesar del tamaño de la manga, tanto el SENASA como la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) señalaron que las langostas no han generado mayores daños a los cultivos en Argentina.

“Por ahora no es un problema, estamos más preocupados por la (falta de) humedad para la siembra del trigo que por las langostas“, dijo Esteban Copati, el titular de Estimaciones Agrícolas de la BCBA, que explicó que la manga se está desplazando sobre un área agrícola marginal de Argentina.

Sin embargo, la presencia de la plaga ha generado preocupación en Brasil, donde un representante de la asociación de productores Aprosoja en Río Grande do Sul dijo que existía temor de que las langostas ingresen al estado, donde aún se está cosechando maíz y se produce trigo.

Por su parte, Eugenio Hack, de la cooperativa Copercampos de Santa Catarina, dijo a Reuters que, si las langostas se trasladaban al estado, los productores tendrían que ser entrenados para utilizar los químicos apropiados, que son distintos a los usados habitualmente.

“Mi abuelo trató con langostas hace muchos años. Los agricultores solían cavar zanjas en el suelo, tapar los insectos con tierra y luego los prendían fuego”, explicó Hack.

 

Escucha gratis en nuestro podcast: Hablemos de Salud Mental y checa nuestro sitio en inglés

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre