Envato Elements

Tal vez se podría pensar que cuando se tiene una idea brillante y ésta ejecuta, los resultados serán exitosos, sin embargo, no siempre es así. Varios inventores, a lo largo de la historia, han tenido ideas de proyectos que prometían ser una maravilla pero, en el momento, no resultaron así, no obstante, años más tarde sus ideas cobraron fuerza y estos obtuvieron el éxito que se visualizó desde un principio.

A continuación de compartimos tres casos de inventos que resultaron exitosos años más tarde.

Lee: 5 inventos que no sabías que pertenecen a Leonardo da Vinci

Fibra kevlar

Stephanie Kowlek fue una química polaco-estadounidense que trabajaba en la compañía DuPont. La empresa estaba interesada en obtener una fibra más resistente que el Nylon.

En 1965, la química al investigar las fibras sintéticas descubrió la fibra kevlar o poliparafenileno tereftalamida, la cual destaca por ser cinco veces más resistente que el acero. 

Sin embargo, cuando Kwolek trabajaba en el desarrollo de ese material, las personas que trabajan junto a ella frenaron los procesos y no le permitieron usar las máquinas, por temor a que el equipo resultara dañado. 

DuPont empezó a comercializarlo en 1972. Actualmente fibra kevlar cuenta con alta resistencia y se usa en más de 200 aplicaciones diferentes. 

El mouse 

El inventor estadounidense Douglas Engelbart fue el responsable del mouse. Cuando realizaba sus estudios de ingeniería eléctrica en el Instituto de Investigación de Stanford en Estados Unidos analizó la forma en la que los usuarios interactúan con las computadoras.

Ante esto creó, junto con Bill English, un dispositivo llamado ‘el bicho’, el cual tenía dos ruedas de metal una carcasa de madera, una pequeña una placa de circuito lo que prometía ser un gran avance tecnológico. 

Más adelante, Engelbart perdió su financiamiento y parte su equipo de trabajo se fue a trabajar a Xerox. Steve Jobs, cofundador y presidente ejecutivo de Apple, tras algunas negociaciones con Xerox, tuvo acceso para visitar su centro de investigación donde observó el dispositivo. 

De acuerdo con información publicada en BBC, Jobs visualizó el ratón para lanzarlo como un producto de su tecnológica. 

Visores de VR

Morton Heilig, cinematógrafo, fue el creador del sensorama, una máquina de video 3D, que tenía como finalidad que los usuarios visualizarán y experimentarán en escenarios reales. 

El proyecto se le presentó a Henry Ford, quien no vio potencial en éste. Tras el poco interés del aparato, el dispositivo terminó abandonado en el jardín trasero de la casa de Heilig.

Sin embargo, Heiling no se dio por vencido y continuó  con la creación de la máscara telesférica, un casco de video 3D, ambos proyectos no resultaron exitosos, sin embargo, estos pudieron ser los primeros pasos de la Realidad Virtual.

CON INFORMACIÓN DE BBC

Te recomendamos: La lista de los inventos mexicanos que cambiaron al mundo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre