EFE

Mientras las autoridades en México piden a la población permanecer en casa el mayor tiempo posible para frenar la propagación del COVID-19, hay un sector que no puede atender el llamado, el de todos aquellos que ejercen el autoempleo.

“Si yo tuviera quien me mantuviera, obvio no saldría a la calle por el coronavirus”, expresa con indignación Yola, una mujer quien es el principal proveedor de su familia, a la cual sostiene de vender tacos y quesadillas en una calle de la Ciudad de México.

“Las autoridades piden que estemos encerrados, pero yo tengo que trabajar para comer, tenemos muchos gastos”, protesta.

Como Yola, millones de mexicanos mantienen su actividad económica en las calles, a pesar de la pandemia de COVID-19 y la urgencia del aislamiento social.

Otro caso semejante es el de Marlene, encargada de una pequeña empresa de distribución de material eléctrico, cuyo propietario le ha solicitado no dejar de presentarse a trabajar por la mala situación que en el último año padeció el negocio.

Marlene sabe que sus traslados hacia su oficina y de regreso a su domicilio, la exponen a la enfermedad, pero no puede incumplir en su trabajo, ni quiere dejar de apoyar a sus patrones.

“Ni modo, no podemos parar de trabajar”, comenta.

Para los especialistas, la situación demanda la aplicación de medidas que realmente atenúen el impacto en los de mayor vulnerabilidad económica.

“Es necesario priorizar la dotación de recursos al sistema de salud y establecer medidas con alta efectividad que apoyen a las microempresas y trabajadores de manera directa que les permita mantengan un ingreso en los momentos que no podrán salir a trabajar por el cada vez más probable distanciamiento social”, recomienda la institución financiera BBVA.

Lee: Cuida tu negocio con estas estrategias ante la pandemia

“Existe un gran volumen de trabajadores cuyo ingreso depende de continuar activos en el mercado de trabajo poniéndolos en una situación de alto riesgo y en una situación más vulnerable porque gran parte no tienen acceso a la salud por trabajo. Por lo anterior, se requiere una reorientación y priorización del gasto público al proyecto más sustentable y sostenible en el largo plazo que es el bienestar de las familias”, añade la financiera en un análisis económico citando por Expansión.mx.

Los sectores que tendrán un mayor impacto negativo por el COVID-19 serán el comercio, restaurantes, transporte y turismo, esto de acuerdo a la referencia que dejó en México en 2008 la influenza AH1N1, dice el sitio de información empresarial.

“De acuerdo a cifras del cuarto trimestre de 2019 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 32.7% de los 55.7 millones de ocupados se ubican en estos sectores, de los cuales 51.4% (9.4 millones) son de comercio al por menor, 27.2% (5.0 millones) de restaurantes y turismo, 12.9% (2.4 millones) de sector transporte y 8.5% (1.5 millones) en comercio al por mayor”, detalla BBVA en su análisis.

Lee: El mundo espera el pico de la pandemia

2.2 millones de personas mayores de 60 años, los más vulnerables ante el Covid-19, no tienen acceso a la salud. Del total, 880,000 laboran en microempresas sin establecimiento, el 72.1% son el sustento del hogar y el 93.1% son informales.

“Este tipo de trabajadores se ubican en una situación de riesgo porque el distanciamiento social no solo los pone en una situación de pérdida de ingreso, sino también los expone de manera directa al posible contagio por que difícilmente podrán cumplir con estas medidas”, subrayó BBVA.

En un contexto de recesión económica y una crisis en materia de salud tiene un mayor impacto en 12.4 millones de trabajadores que no tienen acceso a la salud. Además, 5.1 millones tienen ingresos inferiores a la línea de pobreza. 54.4% de los trabajadores subordinados y remunerados no cuentan con acceso a salud – trabajadores informales-, dentro de este grupo, 23.3% reportan ingresos por debajo de la línea de pobreza por ingresos.

“Estos trabajadores difícilmente podrían sostener una situación de distanciamiento social, por lo anterior se deben contemplar medidas que permitan a estas personas contar con un ingreso”, considera el banco.

La enfermedad en la economía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre