iStock

CON INFORMACIÓN DE CNN / EXPANSIÓN.MX

Los espacios de trabajo en muchas ocasiones se convierten en un segundo hogar, ya que se pasa gran parte de nuestro tiempo en estos, un factor por el cual se pueden crear vínculos con algunos compañeros.

El tener amigos en el trabajo puede traer beneficios como satisfacción laboral, mejor rendimiento y productividad; sin embargo, es recomendable evitar demasiado contacto con tus colegas. “No necesitan ser los mejores amigos”, señala Amy Cooper Hakim, profesional de Psicología Industrial-Organizacional y experta en ambientes laborales.

La especialista aconseja ser amable y profesional, así como tener ciertos filtros con los compañeros de trabajo, es decir, no compartir secretos, metas y sueños.

Lee: 9 consejos para evitar las peleas políticas en tu oficina

¿Amigo o amigable?

Una los aspectos fundamentales es saber diferenciar entre la amabilidad y la amistad que se da en el ambiente laboral. Hakim aconseja que en lugar de buscar amistades en el trabajo es mejor ser amistoso con el resto de los compañeros.

“Mantén relaciones amables y profesionales, puedes tomar un café o salir a un almuerzo, pero no necesariamente invitarlos a una carne asada o a eventos familiares especiales”.

El compartir demasiada información personal y financiera puede ser un punto en contra.“Siempre hay un nivel de competitividad en lo que respecta a ingresos y empleos”, dijo Hakim.

Competencia laboral

Cuando llega el momento de nuevas asignaciones y proyectos, los vínculos de amistad pueden resultar afectados, ya que quizá puede existir un sentimiento incómodo por competir o ganar un ascenso.

“Esa persona podría estar más resentida y eso podría tener implicaciones negativas en el rendimiento. Podría presionar la relación”, dijo Hakim, quien también aconseja que si se da la situación se debe reevaluar la relación y establecer nuevos límites.

“Cuando las personas con las que éramos amigos quedan más arriba o más abajo que nosotros, eso crea problemas con cuán abiertos, transparentes y auténticos somos”, señala Miriam Kirmayer, terapeuta e investigadora de la amistad.

Un caso más grave es cuando las amistades en la oficina se dan entre gerentes y sus subordinados. “Sé amigable con tus subordinados directos, genera confianza y respeto”, dijo Vicki Salemi, experta en carreras de Monster.com.

“Es una vía de doble sentido: haz que se sientan apreciados, pero tampoco dejes que conozcan demasiada información”, agrega.

Analiza con quién te juntas

Si tienes una relación estrecha con uno de los elementos no tan buenos dentro de la empresa, existe la posibilidad de que te relacionen automáticamente con él, es decir, que visualicen su perfil en ti, lo que puede resultar negativo para tu crecimiento laboral.

“El amigo con el que haces clic, puede que no sea el que mejor desempeño tiene y, de repente, estás asociado con él. Debes estar consciente de eso”, subraya Salemi.

Esta situación puede evitar que te tomen en cuenta para noticias confidenciales si tus compañeros temen que puedas filtrarlas a un colega no confiable.

TE RECOMENDAMOS:

Cuatro tips para que seas más productivo en tu oficina

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre