Teletransportan por primera vez una puerta cuántica
iStock

Hasta ahora no existe tecnología que nos permita desaparecer en un punto y aparecer en otro como lo hacen los tripulantes de la nave Enterprise que podemos ver en las series y películas de la franquicia Star Trek. No se tiene la teoría necesaria y ningún experimento ha logrado acercarse a ello.

Sin embargo, el teletransporte de información no es ciencia ficción, sino una realidad conocida desde la década de los noventa. Hoy, incluso hay empresas que lo utilizan para crear redes de comunicación, en teoría, indescifrables, así como decenas de científicos estudiandolo para crear computadoras cuánticas.

Entre este segundo grupo destaca un equipo de investigadores de la universidad estadounidense Yale, el cual demostró por primera vez que una de las bases para los ordenadores cuánticos es posible: el teletransporte de una puerta cuántica entre dos unidades de información (bits) cuánticos (es decir, qubits), a demanda.

El teletransporte funciona a partir del entrelazamiento, una característica de la mecánica cuántica que permite a dos partículas ‘coordinarse’ o correlacionar sus estados cuánticos de forma que el valor de cualquier propiedad, como la polarización o el color de un fotón, es el mismo para ambas partículas.

Esto permite que al leer el estado de dichas partículas en puntos separados se obtenga el mismo resultado, si se comparte una clave, de forma que el efecto es que la información se ‘teletransporta’ de un punto a otro.

En esta ocasión, los expertos de Yale demostraron que es posible hacer una operación cuántica o ‘puerta’, sin ninguna interacción directa. Estas son necesarias para la computación cuántica, que se basa en el funcionamiento de redes separadas de sistemas cuánticos.

Los investigadores, dirigidos por Robert Schoelkopf, llevan tiempo trabajando en ello. En concreto, su enfoque es avanzar hacia la modularidad, una propiedad presente en células o máquinas y que permite configurar grandes y complejos sistemas.

De esta forma, un sistema con una arquitectura modular y cuántica está compuesto por bloques que funcionan por separado como pequeños procesadores cuánticos interconectados entre sí.

¿Por qué es importante esto? Estos procesadores cuánticos solo pueden funcionar en pleno aislamiento unos de otros. Sin embargo, para formar un sistema más complejo, deben comunicarse. Una forma de resolver este problema es recurrir al teletransporte de puertas.

CON INFORMACIÓN DE ABC CIENCIA

¿Qué tan cerca estamos de teletransportarnos como en Star Trek?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre