AFP

En algún momento de la vida cualquier persona pudo haberse comido los mocos o de lo contrario vio a alguien hacerlo. Este acto no está bien visto socialmente, sin embargo existen personas que lo ven como un manjar y se les hace imposible resistirse ante ello. Pero la pregunta principal es si son nutritivos o de lo contrario cómo afectan a la salud.

De acuerdo con Science Insider algunos estudios revelaron que más del 90% de los adultos admitieron hurgarse la nariz con frecuencia por lo que además destacan que ese porcentaje los ingirió.

Recomendamos: ¿Vivir en Marte? Estos son los retos biológicos y médicos

Los mocos están hechos de agua con una especie de proteínas de gel que le dan esa consistencia pegajosa y proteínas inmunológicas que combaten los gérmenes haciéndolos útiles, en este sentido este “manjar”para algunas personas está lleno de virus dañinos como el de la gripe.

Esta consistencia viscosa recubre los orificios nasales y a medida en que una persona va respirando, el aire endurece la mucosidad y se convierte en sólido y la única manera de sacarla del organismo es mediante estornudos, sonarse la nariz o de lo contrario comiéndoselo.

Sin embargo, ingerirlo puede ser dañino para el sistema ya que los patógenos se pueden liberar al momento de digerirlos.Muchas personas afirman que comiéndose los mocos puede fortalecer su sistemas inmunológico, pero esta creencia es errónea.

Te interesa: ¿Qué pasa en el cerebro cuando nos enfermamos?

Asimismo, Science Insider quiere recordarle a todos los lectores que aunque no ingieran este producto de defensa, el hecho de hurgarse la nariz es una entrada para una bacteria que se esconde en las uñas llamada Staphylococcus aureus, la cual puede ocasionar graves abscesos o bolsas llenas de pus dentro de la nariz y la cara.

En conclusión ingerir mocos y hurgarse la nariz es malo para el ser humano, por ello es mejor utilizar pañuelos en vez de introducir los dedos en las fosas nasales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre