iStock

En momentos de emergencia se conoce el temperamento de las personas: es ahí cuando se ve si pueden soportar una crisis, ayudar, o ser un estorbo e incluso empeorar la situación. La pandemia de coronavirus está sacando a la luz algunas creencias infundadas acerca de la tecnología de quinta generación (5G) que se utiliza en las comunicaciones móviles.

En algunos países, las personas están cayendo en pánico por la ignorancia, ya que incluso algunos creen que esta tecnología tiene implicaciones biológicas, lo cual está lejos de la realidad.

Aquí, científicos e ingenieros echan por tierra algunos temores que vinculan la tecnología 5G con el coronavirus, así como otros mitos:

Mito: Las antenas de 5G esparcen coronavirus

La tecnología 5G trabaja con ondas de frecuencia tan bajas que no hay forma de que hagan daño a seres vivos, sin embargo, hay otras frecuencias que sí pueden ser perjudiciales, como la luz ultravioleta, que proviene del sol, o los rayos X que se utilizan para obtener radiografías.

Pensar que la tecnología 5G afecta a los humanos y otros organismos “es totalmente infundado, no hay ninguna evidencia de que la radiación de las radiobases afecte la salud”, señala el ingeniero José Luis Peralta, experto en telecomunicaciones con 30 años de trayectoria en el sector público y privado.

Personas en Birmingham, Inglaterra, recientemente incendiaron mástiles de telecomunicaciones por miedo a que el 5G propague el coronavirus. El gobierno tuvo que desmentir la creencia.

“Los virus, si bien son microscópicos, son incapaces de ser transportados en ondas electromagnéticas”, explica Agustín Ávila, científico genómico de la UNAM y divulgador de ciencia.

Mito: El 5G debilita el sistema inmune

No hay ninguna vinculación entre la tecnología 5G y el debilitamiento del sistema inmunológico de plantas o animales. No obstante, algunos medios han difundido información imprecisa al respecto.

“No hay evidencia de que las redes 5G sean dañinas para la salud”, precisa el Departamento de asuntos Digitales, Cultura, Medios y Deporte (DCMS, por sus siglas en inglés) del Reino Unido.

Una nota de prensa alarmó a algunos británicos porque decía que la tecnología 5G debilitaba el sistema inmune y que los virus se pueden comunicar a través de ondas de radio. “Ninguna de estas teorías está respaldada por evidencia”, sostiene el DCMS.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) descarta la afectación por la exposición a campos electromagnéticos de frecuencia baja, porque sus efectos son mínimos y no se puede concluir que afecten la salud de las personas, luego de 30 años de investigaciones al respecto.

“No hay un estudio clínico que compruebe que (las redes de 5G) realmente nos afecten. 5G trabaja a una frecuencia muy baja, no puede afectar tu sistema inmune, tu cuerpo no lo va a percibir”, señala Irving Vega, ingeniero de telecomunicaciones de la UNAM.

Mito: El 5G provoca la muerte masiva de aves

La Sociedad Nacional de Audubon, organización estadounidense con 124 años de trabajo en favor de las aves, es categórica al señalar que no hay ninguna evidencia de que las emisiones de radio que emiten las torres y los teléfonos celulares dañen a las aves. Para esta organización, fundada en Massachusetts en 1896, la propagación de este mito se debe a publicaciones en Facebook. Aclara en cambio que una amenaza real contra las aves sí es el calentamiento global.

“La muerte masiva de aves y otros animales es por la ocupación humana de los hábitats de distintas especies. Ruido, contaminación ambiental, destrucción de flora, fauna y calentamiento global, eso es lo que está matando a muchos animales”, dice Peralta.

Lee: Fauna salvaje y cantos de aves cobran espacio en las ciudades

¿Cómo evito caer en información falsa?

Los especialistas consultados recomiendan mantenerse al tanto a través de fuentes oficiales del gobierno federal, del Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología y con la información que comparte la OMS en sus diferentes canales.

“Hay muchos casos (de noticias) sin fundamentos. En Bermuda –por el año 2004- una comunidad se oponía a la instalación de una torre celular, la población decía que todos tenían dolores de cabeza desde que la instalaron. El juez decretó su queja como inválida porque lo único que habían instalado era la torre, no tenía energía, no transmitía nada, no estaba radiando. Por el contrario, hay muchos artículos con fundamentos científicos que prueban que la (tecnología de telefonía móvil) es segura”, cuenta Ricardo Anaya, gerente de producto de Qualcomm en México.

La información falsa en redes sociales se caracteriza por encabezados alarmistas, cita fuentes que no se pueden comprobar o no son confiables y manipulan los sentimientos de los lectores. Para más información oficial acerca de la pandemia de coronavirus, consulta el sitio de la OMS.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre