Supercómputo para solucionar los grandes retos sociales
Fujitsu

Seguro que has escuchado el término. El supercómputo o High Performance Computing (HPC) se refiere a la utilización de computadoras con capacidades extraordinarias.

“Esta tecnología está orientada a solucionar problemas específicos que requieren de alta velocidad y rendimiento para realizar cálculos de gran magnitud o ejecutar millones de instrucciones por segundo”, explicó Fernando Egido, director de supercómputo en Fujitsu México a Tec Review.

Actualmente, sus principales aplicaciones tienen que ver con la investigación en diversas áreas del conocimiento que van, desde el estudio del comportamiento de las partículas subatómicas, hasta el de la estructura del Universo.

También se utiliza para desarrollar simulaciones que permitan a los expertos, por ejemplo, entender mejor y predecir el clima, estudiar los efectos de los sismos o tsunamis, así como diseñar nuevos materiales, fármacos y reactores nucleares, entre muchas otras cuestiones.

Para Fujitsu, el supercómputo es una herramienta capaz de “contribuir al desarrollo de la sociedad del futuro”, ya que hoy se utiliza para solucionar retos de la sociedad actual. Sin embargo, recordó Egido, originalmente el HPC se utilizó en favor de la defensa de países con grandes cantidades de recursos y poder.

“En las últimas décadas finalmente se democratizó su uso”, dijo el experto. “Ahora se trata de una tecnología positiva que permite, por ejemplo, desarrollar vacunas o fármacos en algunos meses e incluso semanas, algo que hace unas cuatro décadas tomaba años”.

Las supercomputadoras poseen capacidades de procesamiento, comunicaciones y almacenamiento que son decenas o hasta centenas de veces mayores que las de los ordenadores convencionales. Así, el HPC abre un nuevo camino hacia la solución de los desafíos sociales, ambientales y comerciales más grandes de nuestros tiempos.

El supercómputo en México

Resultado de imagen para universidad de puebla
Fujitsu

En México, desde hace varios años, el supercómputo es considerado una importante herramienta para el desarrollo científico y tecnológico en áreas como la astrofísica, la ingeniería, la predicción climática, la matemática y la biofarmacéutica, entre otras.

“Durante este sexenio, el poder ejecutivo desarrolló una agenda digital en la cual uno de los puntos estratégicos se centra en la inversión en supercómputo”, recordó Fernando Egido. “Ésta resulta fundamental para cumplir con dos objetivos: el desarrollo de innovación mexicana y la retención del talento”.

El experto destacó que, a partir de tal agenda, se instalaron cuatro centros de supercómputo en el país y nació la organización Red Mexicana de Supercómputo (Redmexsu), la cual incluye diferentes universidades (como la Universidad de Puebla y la Universidad de Guadalajara, entre otras) y centros de investigación.

Fujitsu México apoya a la misma “con el propósito de potenciar la infraestructura con que se cuenta, fomentar la formación de recursos humanos especializados y ofrecer servicios en ese sentido a las diferentes industrias en el país”.

Este 2018, las metas a cumplir por Redmexsu incluyen incorporar en mayor medida a los sectores académico, privado y gobierno en la utilización del supercómputo. Además, investigadores ya se acercan a los legisladores para explicarles la importancia de apoyar la creación de infraestructura para HPC.

“Yo veo en México dos ingredientes que son muy favorables para la innovación: uno, que la población es joven, dos, que la educación superior es cada vez mejor. (…) El supercómputo, sumado a estos dos factores, puede traducirse en crecimiento para el país”, concluyó Egido.

El cómputo cuántico: la nueva frontera de la computación

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre