Ada Yonath es una cristalógrafa israelí que estudia la forma en que los antibióticos pueden ser más efectivos y ecológicamente amigables para que cumplan con su ‘sueño azul’. Ella obtuvo el Premio Nobel de Química en 2009 por su investigación para lograr que los medicamentos sean aprovechados eficientemente a nivel celular.

En los ribosomas, parte de la célula donde se decodifican y forman enlaces de aminoácidos, es donde Yonath y su equipo trabajaron para que los antibióticos sean eficaces al combatir las enfermedades, dado que el uso sin control de estos medicamentos ha provocado la resistencia hacia estos fármacos. “La resistencia a los antibióticos es uno de los problemas más severos de la medicina moderna”, señala la científica.

La resistencia a los antibióticos provoca que cada año aproximadamente dos millones de personas en Estados Unidos tengan enfermedades infecciosas, en Europa -entre 2010 y 2014- esta resistencia a los medicamentos provocó alrededor de 33,000 muertes por año, así como 1.6 mil millones de euros en costos de cuidado médico y pérdida de productividad, dice Yonath en el 50° Congreso de Investigación y Desarrollo del Tec de Monterrey.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que -debido a la resistencia de los antibióticos- estamos por alcanzar una ‘era’ posterior a estos medicamentos, que provocará una pérdida de 3.8% de la economía mundial hacia 2050. Por ello, ahora se producen muy pocos medicamentos de este tipo, explica la científica. “Para combatir a las bacterias se tiene que hacer sabiamente, identificando el patógeno específico”, señala.

Con sus contribuciones para controlar la resistencia a los antibióticos, Yonath sueña con lograr que las muertes por falta de eficacia de los antibióticos se reduzcan de forma tal que los países que hoy tienen alta mortalidad por enfermedades infecciosas -que en un mapa aparecen con colores cálidos con un promedio de vida por debajo de los 70 años-, se convierta en un mundo azul, color con el que se identifica a los países con mayor esperanza de vida.

“Para materializar mi ‘sueño azul’ y mantener las poblaciones de adultos mayores, los clientes de las compañías farmacéuticas que tienen fines de lucro deben involucrarse seriamente en el avance de los antibióticos lo antes posible”, dice Yonath.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre