This lamp is made with a coconut and lime mixture to better diffuse the light. (Photo: Courtesy of Solar)

Los proyectos escolares son grandes motores para los alumnos, como fue el caso de Solar, una línea de lámparas realizada por estudiantes de Diseño Industrial del Tec de Monterrey, Campus Ciudad de México.

Solar fue acreedor a una mención honorífica dentro del concurso Conscious Design Awards en la categoría Best Design Student Project realizado en la Ciudad de Nueva York.

Te puede interesar: El EXATEC que tiene la solución para reducir los costos de construcción en 30 %

El proyecto final de la clase de Diseño de Productos y Sistemas del séptimo semestre fue crear una lámpara realizada con biomateriales.

Cada alumno entregó su prototipo de lámpara en donde debían incorporar celdas solares y tecnología LED, pero únicamente las seis mejores forman parte de Solar. 

“Esas materias son muy importantes porque debemos crear. Es donde hacemos real un producto, objeto o una experiencia”, explica Fernando Sánchez Barrios, creador de la lámpara “Adobe”, en entrevista con Tec Review.

Fernando, ahora en noveno semestre, asegura que es muy importante experimentar con materiales que puedan reciclarse.

En su proyecto de barro utilizó la taparrosca de una botella de PET para separar el cuerpo de la lámpara de la parte que contiene los elementos eléctricos. Mientras que el barro lleva residuos de papel reciclado de servilletas y recibos.

Por su parte, Oscar Méndez Hernández cuenta que el reto más grande fue el tiempo, pues tuvieron que elegir y desarrollar el material en poco más de un mes. Por lo que tuvieron que probar diferentes ideas y consistencias para crear una lámpara que pudiera ser sustentable y que tuvieran la menor huella de carbono posible.

Dentro del proyecto Solar también hay una creada de colágeno en la que restos de huesos y tejidos pulverizados fueron calentados para crear el material resinoso y con un tono café.

Otra más fue realizada con la cáscara de un coco a la que se le realizaron cortes e incorpora un acabado blanco hecho con cal para que difumine y refleje mejor la luz. 

Recomendamos: Las lecciones que nos dejó Wall-E sobre cuidar al medio ambiente

Viridiana Palma Dominguez, cuya lámpara está hecha con cutícula de maguey usada para envolver mixiotes, cuenta a Tec Review que un arquitecto brasileño está interesado en las lámparas y los materiales que fueron usados en ellas para usarlos en una obra sustentable que está creando.

“Queremos perfeccionar los materiales porque aún son prototipos. La pandemia nos ha representado un reto para desarrollar más el material y enviar las muestras. Ya es como un ejercicio de vida real para un punto de venta”, indica Palma.

Finalmente, Fernando Sánchez dice que los planes para los materiales y las lámparas son continuar con la experimentación de los materiales y realizar en el futuro talleres para que más gente conozca cómo pueden ser usados.

“Puede ser que la mezcla de frijol de Oscar sirva para hacer más cosas como un plato o un vaso. En mi caso con el barro creo que da para la construcción porque es resistente y natural y, a diferencia de un tabique, no se debe hornear. (…) Es importante recordar que con la basura también se pueden crear cosas útiles, buenas y duraderas”, explica Sánchez.

Escucha en nuestro podcast: Hablemos de Salud Mental y checa nuestro sitio en inglés

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre