Foto: Alejandro Salazar

Por José Longino Torre*

Su negocio es transportar contenedores vía terrestre, aérea o marítima. Esto mismo hacen otros jugadores. Para diferenciarse, Simón Cohen agregó un sello a su empresa de logística Henco Global: una cultura positiva y de bienestar. Esta filosofía, que adquirió durante su etapa como nadador de alto rendimiento, ha dado resultados positivos, pues la firma es reconocida como una de las mejores compañías para trabajar en México.

Simón Cohen egresó de la carrera de Negocios Internacionales del Tec de Monterrey. Es fundador y CEO de la empresa de logística y transportación Henco Global.

¿Cómo defines a tu empresa?

Somos el operador logístico más importante del país, con presencia en Centro, Sudamérica y Asia. A nosotros no nos importa el tamaño de la empresa, sino el impacto que generamos en nuestros colaboradores. Mi competencia soy yo: qué hice mejor hoy de lo que hice ayer.

¿Qué te diferencia de la competencia?

No es magia. A mí me tocó mover contenedores(…), es lo más aburrido del mundo (pero) le ponemos ese toque de alegría y energía positiva. Todo es un tema cultural. Mucha gente puede mover contenedores, pero la esencia de la empresa es lo que la hace única.

¿La felicidad transforma negocios?

Somos una empresa de felicidad que da la casualidad que hacemos logística, pero para nosotros el último objetivo es transmitir felicidad a todos. Es nuestro ADN. El secreto es hacer todo con amor y pasión. Tratar a la gente como si fueran tus hijos, tus hermanos, tus amigos. Somos iguales todos.

¿Cómo te ha beneficiado ser aficionado al deporte?

Cuando estuve en el Tec de Monterrey fui campeón nacional y centroamericano. Pero cuando tienes la meta de llegar a unos Juegos Olímpicos y no lo haces porque no eres lo suficientemente bueno, tienes que aceptar tus defectos y virtudes. Aprendí muchas cosas además del sacrificio, una de ellas, por ejemplo, es que cuando quieres algo de verdad, aunque no llegues a la meta, el camino cuenta mucho.

¿Qué papel tuvo el Tec de Monterrey en tu formación?

Uno, me enseñó a trabajar bajo presión, y dos, el networking. Tú no sabes quién está al lado tuyo y desconoces si ese alguien te puede ayudar hoy, mañana o en 25 años. También aprendí a trabajar en equipo, la disciplina, los conocimientos técnicos y todo lo que envuelve la universidad. Aquellos que dicen que ya no van a estudiar, no saben lo que se están perdiendo.

*Este texto apareció publicado en la edición 27 de Tec Review de los meses enero-febrero de 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre