Fotografía del pasado 29 de mayo de 2020 que muestra la sede de Apple en Cupertino, California. EFE/Marc Arcas

La pandemia de Covid-19 aceleró el trabajo remoto en las empresas de Silicon Valley, en San Francisco, California, lo que amenaza la existencia misma del clúster tecnológico.

Hasta hace unos meses, antes de la aparición del nuevo coronavirus, tener una oficina en San Francisco, San José o algunas de las poblaciones cercanas, era un requisito para cualquier startup estadounidense o incluso extranjera, pues se asociaba con status y abría la puerta al talento y a los inversionistas.

Cercanía a la mina de talento

La centralización geográfica de personal calificado, inversores y otros profesionales especializados en el sector tecnológicos, como abogados o publicistas, era una de los características del clúster que la pandemia por Covid-19 ha puesto en duda.

“Hasta ahora, si eras un programador muy capacitado pero tu pareja tenía un buen empleo en Chicago y no os queríais trasladar a Silicon Valley, tenías las puertas de Facebook prácticamente cerradas”, explica a EFE Rob Atkinson, fundador y presidente del centro de pensamiento especializado en políticas científicas y tecnológicas Information Technology and Innovation Foundation (ITIF).

Atkinson lleva años promoviendo una mayor distribución geográfica de la industria tecnológica en Estados Unidos. fuera de los centros tradicionales como Silicon Valley, Seattle o Boston, y ve la tendencia hacia el trabajo remoto como una oportunidad de avanzar en este sentido.

“Sabemos que hay talento tecnológico fuera de estos ‘hubs’ y el empleo remoto abrirá muchas puertas que hasta ahora permanecían cerradas”, según el investigador.

Menos costos de operación

Además de mayor acceso a talento fuera de Silicon valley, el ‘home office’ o trabajo a distancia permitirá ahorrar en personal (más competencia entre candidatos y ajustes salariales con base en el costo de vida en cada región) e inmuebles.

Fotografía del pasado 29 de mayo de 2020 que muestra la sede de Google, en Mountain View, California. EFE/Marc Arcas

Apple gastó 5,000 millones de dólares en su nueva sede de Cupertino; Google invirtió 2,400 millones en sus oficinas en el centro de Nueva York; y Salesforce tiene alquilada la torre más alta en San Francisco.

 

Prescindir de estos espacios o utilizar otros más pequeños para las operaciones esenciales significarían multimillonarios ahorros anuales para las empresas, algo muy atractivo si se toma en cuenta que Silicon Valley es una de las zonas más caras en Estados Unidos.

Facebook ha sido reacio al trabajo desde casa por el efecto que podría tener en la productividad y creatividad de sus empleados, ambos esenciales para el funcionamiento de la empresa.

¿Qué opinan los trabajadores?

Brice, diseñador gráfico en una de las mayores tecnológicas con en sede en San josé, explica a EFE: “A veces es un poco más difícil mantener la concentración, pero a la vez eso es más aceptable porque se permite trabajar fuera del horario normal”.

Fotografía del pasado 29 de mayo de 2020 que muestra la sede de Apple en Cupertino, California. EFE/Marc Arcas

Él lleva trabajando desde casa tres meses y acepta que es “mucho más difícil” celebrar reuniones online con un número elevado de participantes. Su empresa mantendrá el esquema de home office hasta octubre, aunque no le sorprendería que siguiera el ejemplo de Twitter, Square o Facebook y decida avanzar de forma definitiva hacia el modelo remoto.

Esta tendencia, de concretarse, transformaría para siempre a Silicon Valley pero también a otros nodos de innovación, reduciendo precios de vivienda, el tránsito vehicular y la gentrificación de algunas ciudades.

Con información de la agencia EFE.

Tec Review crece: estrena sitio en inglés y podcast. Sigue nuestros contenidos.

Así es como México puede tener su propio Silicon Valley

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre