Reuters

Zyanya López / Expansión.-

Los ocho jugadores delanteros de un equipo de rugby se unen para recuperar la pelota después de una infracción, presionar a los oponentes y avanzar hacia la zona de anotación. Esta alineación se llama scrum y, hace seis años, la consultora Deloitte México la adoptó para formar grupos de profesionales dispuestos a innovar en sus procesos.

Esta metodología consiste en desarrollar tareas específicas por un periodo determinado y detenerse para analizar lo que se ha conseguido, explica Kristian Mir, socio director de Scrum México, filial de la organización internacional Scrum Alliance.

En Deloitte México ha dado resultados. Ahora, es posible conocer, en los primeros tres meses, la calidad de los proyectos que duran uno o dos años. Cada 90 días, el equipo se reúne para intercambiar experiencias y hacer ajustes, lo que reduce entre 20 y 40% la duplicidad de trabajo. “Erradicamos el método cascada, que consiste en terminar el proyecto por etapas, y apostamos por la intervención de un grupo multidisciplinario que trabaje al mismo tiempo”, detalla Rosendo Ortiz, gerente senior de Métodos y Herramientas de Consultoría de la firma.

Puedes leer: Tener amigos en el trabajo te ayuda a ascender

El éxito aquí depende, totalmente, de los equipos de trabajo, que se caracterizan por ser autónomos y multidisciplinarios, agrega Xavier Albaladejo, coordinador del máster en Métodos Ágiles del Centro Universitario La Salle, en España.

Trasladar las tácticas deportivas a la oficina ha optimizado en 30% los recursos humanos y financieros en Deloitte México, asegura Ortiz. E incrementó en 40% el uso de tecnología en el día a día. “Antes, el trabajador se quedaba en su cueva mientras recibía órdenes, ahora participa constantemente, se involucra, opina y toma decisiones”.

La jugada perfecta

Una máxima del Scrum es evitar el desperdicio de tiempo, por lo que también desaparece la idea de la multitarea. “El ser capaz de llevar cinco proyectos a la vez resulta atractivo para cualquier profesional”, asegura Maite Moreno, académica de la EAE Business School, en Barcelona. “Sin embargo, no estamos tan capacitados como creemos”.

Pese a todo, la implementación no es fácil. En Deloitte México, el cambio desestabilizó al grupo. “Hubo empleados que estaban tan acostumbrados a resolver problemas de forma mecánica, que prefirieron buscar su vocación en otra área”, reconoce Mireya Hernández, gerente senior de Integración de Sistemas de Consultoría de la firma.

Te interesa: Meetup, una opción para aprender e intercambiar ideas

Esta oposición, afirma Albaladejo, es una respuesta natural en los equipos acostumbrados a trabajar sin externar su punto de vista. “A los líderes les causa conflicto ceder el poder, mientras que los empleados no siempre están dispuestos a colaborar”, menciona.

La realidad es que el Scrum no es para todos: hay firmas donde la cultura laboral es muy tradicional, en otras, los trabajadores no quieren evolucionar. Aquí, advierte Albaladejo, no hay nada que hacer.

Para anotar

Esto es lo que necesitas para implementar el scrum:

Objetivos específicos: Es decir, tener claro en dónde está la empresa ahora y a qué lugar quiere llegar después de la implementación.
Equipo comprometido: Sin la colaboración de los grupos laborales, que deben estar dispuestos a ceder y trabajar por el bien común, es imposible lograr las metas.
Líder abierto: El encargado del equipo debe resolver dudas y tranquilizar a los integrantes cuando el cambio de mentalidad genere conflictos.
Proyectos viables: El objetivo de la metodología es quitar obstáculos de la cadena de procesos, no utilizar el tiempo restante para realizar trabajo de poco valor.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Consejos para elegir entre dos ofertas de empleo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre