Robótica que brinda alegría a niños con cáncer
Ciencia con Propósito de Vida

Miguel Ángel García y Marco Antonio Bustos son dos jóvenes mexicanos apasionados tanto por la robótica como por los demás.

Hace poco, la dupla de alumnos de la Universidad Tecmilenio San Luis Potosí, decidió unir ambos intereses en el proyecto Ciencia con Propósito de Vida. Se trata de una organización que se dedica a dar clases de robótica a niños con cáncer (de seis a diez años) y prepararlos para participar en FIRST LEGO League Jr.

Para lograrlo, Bustos y García crearon una alianza con la Fundación Dr. Sonrisas, “encargada de cambiar dolor y sufrimiento por momentos de esperanza, diversión y alegría”, y contaron con el apoyo del equipo de robótica de Tecmilenio, cuyos miembros se convirtieron en voluntarios para enseñar y entrenar a los niños.

“Hablamos con Fundación Dr. Sonrisas y así nos aliamos para acceder a los niños y poder platicarles a sus papás del proyecto. Ellos accedieron y así empezamos”, recordó Marco Antonio Bustos en entrevista con Tec Review.

A partir de este primer acercamiento con los niños y sus padres se formó el “primer equipo de robótica de niños con cáncer en el mundo en esta categoría y en México”, de acuerdo con los estudiantes. Bajo el nombre de Robosonrisas, este grupo fue reconocido en la categoría Estrellas Ascendentes.

“Lo que buscamos es darles una oportunidad para que encuentren un propósito de vida, una actividad que los motive a seguir adelante y que los distraiga de su enfermedad. ¿Qué mejor manera de hacerlo que a través de la educación, además de a través de una actividad en la que aprenden mientras se divierten?”, compartió Bustos.

García reconoció que tanto enseñar robótica como participar en FIRST LEGO League Jr. requiere de recursos. Es por eso que estos dos jóvenes se dedicaron a hacer boteos y ventas en su ciudad. Pero además trabajaron para pactar patrocinios, “por ejemplo, la inscripción estuvo a cargo de Bosch San Luis Potosí y el hotel estuvo a cargo de Hilton”.

Miguel Ángel García y Marco Antonio Bustos adelantaron que su siguiente meta es expandir Ciencia con Propósito de Vida a otros grupos y categorías.

“Hicimos algo que parecía imposible o descabellado. Demostramos que la enfermedad de estos niños no es un impedimento para que puedan desarrollar actividades como esta. Ahora queremos, en palabras de Albert Einstein, expandir la idea lo suficiente para que jamás vuelva a su tamaño original”, dijo García.

Ambos estudiantes coincidieron en que no es fácil la tarea. “Desafortunadamente dos niños, por motivos de salud, ya no nos acompañan, Carlos y Jesús. Es difícil, pero nos queda la satisfacción de el tiempo que pasamos con ellos y las alegrías que compartimos, eso es lo que nos motiva”.

Estudiantes buscan impulsar concursos internacionales de robótica en México. Entérate aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre