Para ser más resilientes, las empresas han adoptado nuevas estrategias a favor de la productividad, entre las que se incluye la inversión en el desarrollo de la fuerza laboral, y la creación de modelos de negocio disruptivos, según un reporte de KPMG.

El estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2020, difundido por la consultora, resalta las estrategias que adoptan las organizaciones para ser más competitivas y generar utilidades durante los próximos tres años. Y aunque los altos directivos de las empresas observaron un ambiente retador en la actividad económica durante el año pasado, el 40% de los encuestados espera que el crecimiento de su empresa en 2020 sea de entre 1 y 5%, en tanto que 22% de los directivos pronostica un crecimiento entre 6 y 9% y 19% de las respuestas apunta a una expansión de 10% y más.

Lee: Liderazgo que transforma (ya está aquí la nueva Tec Review)

Para lograrlo, 1,036 directivos de diversas empresas de los sectores de servicios, finanzas, manufactura, automotriz, consumo, alimentos y bebidas, farmacéutica, electrónicos y otros, coincidieron en cinco acciones principales para superar la percepción económica del país:

Adaptación a las necesidades del cliente

KPMG detectó que las empresas están tomando al cliente como el centro de su estrategia para enfrentar los obstáculos del comercio internacional que están fuera de su control. Para los directivos, lo más relevante es construir relaciones cercanas, producción de campañas en conjunto, realizar actividades omnicanal para atraer consumidores de diferentes generaciones y segmentos.

Desarrollo de nuevos productos o líneas de negocio

Las compañías buscan lograr competitividad a través de productos enfocados a satisfacer las nuevas demandas de los clientes, así como la creación de experiencias excepcionales.

Retención y desarrollo de talento

El talento se encuentra entre las cinco principales estrategias de las empresas para lograr mayor competitividad.

Los conceptos de sostenibilidad, medio ambiente, diversidad e integración son parte de la transformación de los negocios para atraer, retener y desarrollar a las nuevas generaciones de talento.

En los próximos tres años, el 64% de los encuestados dice que invertirá más en el desarrollo de su fuerza laboral.

Mejorar los procesos

Para adaptarse mejor a los cambios económicos globales es importante para las empresas la gestión de riesgos de forma preventiva. Es decir, los cambios no solo serán externos sino que al interior de las organizaciones se requiere una cultura de administración cercana para mejorar su resiliencia y afrontar los distintos escenarios.

Promover la innovación

La tecnología es una nueva oportunidad de negocio que las empresas no pierden de vista y por ello una de sus prioridades para este año es crear modelos de negocio disruptivos, además, el 36% de las organizaciones consultadas en el estudio señalan que durante este año destinarán mayores inversiones a la compra de nuevas tecnologías.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre