Carlos Fernández de Lara Soria

Por: Carlos Fernández de Lara Soria / Expansión.mx 

“¿Vale la pena comprarlo? ¿Me conviene cambiar? ¿Cuál compro el iPhone 11 o el 11 Pro? ¿Y si mejor compro un Huawei o un Galaxy de Samsung? Son algunas de las preguntas más comunes que me hacen cada septiembre cuando Apple lanza su nueva familia de teléfonos inteligentes.

La respuesta la mayoría de las veces es sí, sí vale la pena comprarlo porque te guste o no –si tú, usuario de Android que lee esta reseña para llamarme Applefan, vendido o Apple zombi– Apple es una marca que sabe cómo hacer productos de calidad, con buenos diseños, materiales y con una experiencia de usuario simple, de rápido aprendizaje y confiable.

Otra veces mi respuesta es: no, claro que no lo compres porque eres un usuario de Android acostumbrado a otra plataforma, consciente de los beneficios que tiene vivir en un ecosistema más abierto e inclinado a probar nuevas funcionalidades de forma más acelerada y eres amante de una marca como Samsung, Huawei o LG, que ofrecen dispositivos que desde hace un par de generaciones ya integran muchas de las “innovaciones” que Apple presenta como nuevas para los iPhone y que de paso también son smartphones con grandes diseños, materiales de calidad y excelentes productos, muchas veces a menor precio.

Lee: iPhone 11 Pro, ¿la nueva apuesta de Apple?

Pero esta reseña no es para ese segundo grupo de usuarios. Es para el primero, que en su mente ya saben que van a comprar el iPhone, sin importar lo que cueste o como lo van a financiar, pero tiene la duda de si conviene esperar al siguiente año dado que tienen un iPhone XS o XS Max o si deben saltar de su iPhone 6, 7 u 8 a un iPhone 11 o un iPhone 11 Pro.

En Expansión probamos ambos equipos algunos días previo al lanzamiento en México. Si quieres conocer la reseña del iPhone 11 visita está página, pero si tiene intención de saber si vale la pena invertir en el hijo más caro de Apple este año aquí te explico las dos razones por las que sí, incluso si tienes un iPhone XS.

Spoiler alert, sí una de ellas tiene que ver con la cámara.

Diseño

Los nuevos iPhone 11 Pro y Pro Max tiene un diseño casi idéntico a la familia anterior y cuando digo idéntico me refiero a si vieras sobre una mesa un 11 Pro o un Xs con la pantalla al frente simplemente no podrías distinguir el cambio; sin embargo, no significa que sean igual.

Los nuevos equipos tiene cristal Corning por ambos lados, Apple dice que se trata del cristal más resistente del mundo en un smartphone. Más allá de las pruebas de resistencia el diseño está compuesto de una sola hoja de cristal texturizado, con acabado liso en el acomodo de cámara que asemeja una sensación similar a la de los iPhone con acabado de aluminio, con mejor agarre y muy elegante.

En cuanto a especificaciones, el equipo ha sido mejorar en su certificación IP68, por lo que ahora aguanta 4 metros debajo del agua por 30 minutos.

Por supuesto, como es Apple, mantiene el famoso notch o pestaña al frente del equipo cuya función es integrar los sensores de su sistema de desbloqueo y seguridad FaceID, que ha sido mejorado en cuanto a rango de lectura y velocidad.

Una cosa, que no es de diseño, pero es muy positiva es que por primera vez el iPhone 11 Pro y solo el Pro ya incluye en la caja el cargador de 18 Watts USB-C, que ofrece carga rápida, que Apple vendía por separado para que olvides para siempre el cubo pequeño inservible con el que le tomaba horas a tu iPhone cargarse. Bien Apple, nada más te tomó casi cuatro generaciones.

Pantalla y batería la primera razón

Si en efecto la primera y quizá la más importante razón para tener un iPhone 11 Pro o Pro Max, en especial, no es tanto la pantalla sino la batería, pero es un factor al que la pantalla está muy ligado. Te explico.

Los nuevos iPhone tiene una pantalla de 5.8 para el 11 Pro y 6.5 pulgadas para el 11 Pro Max, con tecnología OLED con HDR y Dolby Visión. Una pantalla que Apple está llamando como Super Retina Display XDR, que más que nada se trata de un nombre para impresionar o marketing.

Comparado con equipos como el Galaxy Note 10, el display de Apple creo que dejo algo que desear. No se trata de una mala pantalla, al contrario es un panel que ofrece uno de los tonos, colores, contrastes y ahora iluminación más sorprendente del mercado de teléfonos. Perfecta para jugar, ver Netflix, videos en YouTube (aunque no sean 4K), fotos o consumir cualquier contenido.

Modo retrato del iPhone 11 Pro

Carlos Fernández de Lara Soria
Carlos Fernández de Lara Soria
Carlos Fernández de Lara Soria
Carlos Fernández de Lara Soria

Pero la gran realidad es que a menos que seas un usuario muy, pero muy clavado en cuanto a calidad de imagen difícilmente notarás una diferencia en tu día a día contra un panel como el del iPhone Xs, incluso me arriesgaría a decir que no notarás la diferencia con el panel del iPhone 11 a menos que tengas ambos equipos de frente.

Sin embargo, más allá del nombre el nuevo panel ofrece un nivel de eficiencia de energía 15% mejor al del iPhone XS, puede no sonar mucho el porcentaje pero en el uso diario de tu teléfono esto se traduce en menos consumo de batería.

Y esa es una de las principales razones para tener un iPhone 11 Pro, la batería pues si bien Apple ha eliminado el famoso módulo de 3D Touch, lo hizo a cambio de colocar una batería un tanto más grande, que combinada con el nuevo procesador A13 Bionic y la mejora en la pantalla te entregan uno de los primeros iPhone que he probado en mi vida que ofrece un rendimiento de un día entero en uso promedio alto, sin necesidad de conectarlo.

Sin duda habrá días en los que tendrás que conectar tu iPhone en algún momento del día, pero tener la confianza de poder utilizar tu teléfono sin necesidad de andar conectándolo a la corriente eléctrica cada que tienes oportunidad representa un cambio sustancial para muchos usuarios de iPhone.

Cámara, la segunda y obvia razón

Sin rodeos. Es la cámara del iPhone Pro la mejor cámara de un smartphone: sí. Quizá habría que esperar al Pixel 4 o al mismo Mate 30 Pro que se presentó esta semana, pero si te dedicas, amas o eres un apasionado de tomar fotos y además eres usuario de iPhone este es el télefono que tienes que comprar.

El 11 Pro es el primer iPhone de Apple con un arreglo de triple cámara, nada innovador en ese sentido, un angular, un ultra gran angular y un telefoto 2x. Todos de 12 Megapixeles, todos capaces de grabar video 4K con hasta 60 cuadros o por segundo.

Galería iPhone 11 Pro

Carlos Fernández de Lara Soria
Carlos Fernández de Lara Soria

Apple mejoró incluso la interfaz de la cámara para integrar la experiencia de los tres lentes, con un sentido mucho más profesional con la finalidad de darle a entender al usuario qué es lo que está capturando.

Para nada Apple está innovando. En sentido estricto, la firma está poniéndose al día con otras marcas al integrar funciones o tecnologías como una triple cámara, modo nocturno, sensores con mayor apertura o mejoras sustanciales en imágenes con modo retrato o en aumento.

Sin embargo, lo está haciendo al estilo Apple: tarde pero con cuidado a los detalles y funcionalidad que hacen del iPhone 11 Pro una mejor cámara en muchos sentidos. Es una cámara que ofrece imágenes que a simple vista pueden parecer menos llamativas, pero son muchos más realistas, menos saturadas, con un mejor balance en contraste y colores.

Apple sin duda creó el 11 Pro pensando en un nicho de usuarios que buscan aprovechar el iPhone más que como teléfono como una cámara fotográfica y de video, que claro que es profesional, pero que a momentos da destellos o aparentar ser una por los resultados que ofrece.

Conclusión

Antes de concluir una sugerencia. Si la cámara no es tu principal factor de compra en un teléfono mejor compra el iPhone 11, tiene todo lo bueno que puede tener el 11 Pro o 11 Pro Max a menor precio y sin realmente sacrificar tanto.

Ahora sí, sobre decir que el iPhone 11 Pro no es el teléfono más innovador del mercado, si la innovación la definimos por nuevas funciones. No tiene carga inalámbrica reversible, no tiene lector de huella digital debajo del cristal, no hay una cuarta cámara para medir o mapear ambientes tridimensionales, no hay soporte para Apple Pencil, no hay cámaras ocultas y no hay botones invisibles sensibles a gestos. El iPhone 11 Pro no trae nada de eso y sí en efecto su precio comienza desde los 25,000 pesos para el modelo pequeño de entrada, hasta los 36,000 pesos para el 11 Pro Max de 512GB.

Pero la realidad es que eso no importa, al menos no para Apple y sus usuarios, porque para la firma la innovación –en especial en los últimos años– no está en integrar nuevas características o funciones cada generación, sino en crear a través de tecnología no siempre tan visible para el usuario una experiencia de uso única, simple y transparente, que enganche a sus usuarios de tal forma que no solo no quieran salir del mundo iPhone, sino que además sea lo suficientemente agradable para convencerlos de comprar, utilizar o suscribirse a todos los servicios y productos del famoso “ecosistema de Apple”.

Te recomendamos: Reseña: iPhone XS, el mejor pero el más criticado

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre