Carlos Fernández de Lara Soria

Por: Carlos Fernández de Lara Soria / Expansión.mx

Por extraño que suene y luego de casi un mes de uso diario, el nuevo P30 Pro de Huawei me hace recordar constantemente al celular Sony Ericsson T68i, un móvil que se lanzó a principios del 2000 y que generó furor –al menos en mi generación– porque fue uno de los primeros –sino es que el primero– que se vendía en México al cual se le podía añadir un módulo de cámara digital.

Para los estándares de hoy, el T68i no era ni barato, ni bonito, ni funcional, pero representó una verdadera revolución en su momento. Confieso que yo jamás lo tuve –era demasiado costoso– para que mis padres me lo compraran, pero recuerdo que un amigo lo tenía y constantemente era el centro de atención de todos pues a menudo le pedían que sacara ese pequeño módulo de cámara para tomarse fotografías con el teléfono, que luego podías ver en su grandiosa y pequeña, muy pequeña pantalla de 256 colores (Hoy la mayoría de los smartphones tienen pantallas que manejan 16 millones de colores).

Sony Ericsson T68i

La realidad es que las fotos eran tan malas que incluso era complicado, a veces imposible, distinguir los rostros de las personas que salían en la imagen.

Ese recuerdo, el que me hizo pensar constantemente en el T68i mientras probaba el P30 Pro, tiene que ver porque una parte de mí como consumidor siguen sin creer lo mucho que la tecnología de fotografía móvil ha avanzado en dos décadas y la transformación que ha generado en nuestras vidas.

Aunque el P30 Pro no trae nada nuevo a la mesa de los teléfonos premium en términos de diseño, desempeño, software, pantalla o la mayoría de sus funciones; su cámara –al igual que la del T68i hace casi 20 años– marca el inicio de una revolución en fotografía móvil que podría cambiar la forma en la que los usuarios toman, comparten y generan contenido multimedia durante los siguientes diez años.

Lee: Reseña: Galaxy S10, la oportunidad de Samsung

Aquí te explico por qué.

La cámara que toma la Luna

Similar a otros modelos de la serie P, el P30 mantiene la alianza que Huawei firmó hace ya casi cinco años con la firma de fotografía Leica, y aunque al principio muchos lo vieron como meramente marketing entre ambas compañías, la colaboración ha creado resultados notables.

El nuevo modelo viene equipado con un sistema de cuatro cámaras traseras: un sensor gran angular de 40 megapixeles (MP), un ultra gran angular de 20 MP, un telefoto 5x óptico, 10x híbrido y un sensor especial conocido como Tiempo de Vuelo, que permite detectar la distancia entre el objeto a fotografiar y la cámara.

¿Cuál es el resultado de todas esas cámaras?, que el P30 Pro ofrece una de las mejores experiencias de fotografía móvil y sin lugar a dudas tiene el sistema de cámaras más innovador actualmente en el mercado. Fotos nítidas, claras y con la capacidad de hacer encuadres más amplios gracias al ultra gran angular o a tomar imágenes macro a 2.5 cm del objeto hacen de la cámara del P30 Pro, este es el principal factor de compra frente a otros smartphones de gama premium.

Galería del P30 Pro 

¿Es la mejor cámara en un smartphone? No como tal, pues el P30 Pro tiende a tener los mismos vicios que equipos de Huawei como el Mate 20 Pro o el P20 Pro: las fotos y colores tienden a sobre saturarse, en especial en tomas muy iluminadas, dando como efecto imágenes que son visualmente atractivas, pero a momentos un tanto exageradas, situaciones en las que equipos como el Pixel 3 o el iPhone Xs siguen siendo mejores o más precisos.

Además, su sistema de inteligencia artificial, aunque es mucho mejor, sigue siendo desesperante a momentos en especial cuando se aferra a querer capturar imágenes con varias personas en modo retrato. Aunque lo puedes desactivar por completo, reconozco que en esta ocasión constantemente me encontré aceptando los ajustes automáticos o mejoras que hace el algoritmo.

Te puede interesar: Reseña: iPhone XS, el mejor pero el más criticado

Sin embargo, el P30 Pro brilla en dos departamentos que ningún otro teléfono ofrece: su capacidad de tomar imágenes en ambientes oscuros (tanto para foto como video) y su capacidad de acercamiento. Sin duda el más valioso es el de capturar imágenes en ambientes oscuros, gracias a que los sensores de la cámara soportan una sensibilidad (ISO) de hasta 409,600 el teléfono es capaz de tomar fotos en cuartos casi en completa oscuridad, algo que ningún otro smartphone puede hacer.

Ojo, no se trata de imágenes perfectas, pero incluso donde el ojo humano es incapaz de detectar colores y formas, el lente del P30 Pro puede entregar resultados notables. Basta ver las imágenes de la galería para comparar resultados frente a equipos como el iPhone Xs Max o el mismo Pixel 3. Esa es sin duda una de las funciones que más podrán llegar a apreciar los dueños de un P30 Pro.

P30 Pro VS iPhone XS Max en ambientes oscuros 

La otra función única es que el zoom, dado que el equipo tiene un sensor telefoto de 5x óptico e híbrido 10x, puedes capturar imágenes a distancia sin menos barridos, más claras y mucho más nítidas. Incluso, si lo deseas, puede fotografiar objetos a una distancia de 50x digital. Huawei incluso presume que con el P30 Pro le puedes tomar fotos a la Luna y la empresa no miente, en efecto le puedes tomar imágenes al satélite natural como no lo puedes hacer con otro teléfono. ¿Son buenas las imágenes a 50x? No, se ven bastante borrosas y son muy difíciles de tomar dado que se pierde toda estabilización, pero se ven. No verás los detalles en el rostro de las personas a 50x, pero podrás apreciar un rostro humano y no una especie de foto de la película del Aro. ¿Qué tan útil es? Depende del usuario, si te gusta tomarle fotos a la Luna o si vas constantemente a conciertos o eventos o congresos la respuesta es mucho, para el resto de los consumidores es una función que “agradeces tener” para cuando se ofrezca.

Las caras de la Luna con el P30 Pro 

¿Y los demás? Pantalla, diseño y funciones 

El P30 Pro es en todo sentido un equipo premium. Desde su precio por arriba de los 20,000 pesos, su diseño de cristal por ambos lados, con aluminio en los costados, pantalla OLED de alta definición de borde a borde (con la pestaña en diseño de gota de agua), sensor de huella digital de retroiluminación debajo del cristal, desbloqueo facial avanzado, hasta un procesador de última generación, 8GB en RAM y memoria que va desde los 128 GB a los 512 GB y claro con carga inalámbrica, carga inalámbrica reversible –que seguramente nunca usarás más que para presumir– y resistencia al agua y polvo.

Su desempeño al correr apps, servicios de comunicación y prácticamente cualquier programa es óptimo, como lo debería de ser en cualquier smartphone que tenga un costo superior al de una computadora portátil de muy buen desempeño.

También puedes leer: Reseña: Red Hydrogen, tener una pantalla holográfica tiene consecuencias

Sin embargo, su pantalla y sonido estéreo no son mejores que los del Galaxy S10 Plus y tampoco lo es su tecnología de huella digital; la interfaz, e incluso los acabados o el diseño o del sistema operativo EMIU para muchos seguro no será mejor el del iOS de iPhone. Aunque sí vale la pena reconocer que la última verisión de EMIU integra mejorar y gestos que, aunque tomen un poco de tiempo acostumbrase para algunos comandos y está lejos de ser una experiencia Android Puro, es funcional y amigable para todos los usuario, incluso para aquellos que pueden venir del sistema de Apple.

Sin duda tiene un mejor rendimiento de batería, una tecnología de carga rápida más avanzada comparada con modelos de marcas como Apple y Samsung, además de ser más económico, pero esos detalles no marcan la justificación para gastar o no en el equipo.

Conclusión

Para varios consumidores el P30 Pro puede ser el mejor smartphone del mercado, pero sin duda no lo será para todos. Mucho dependerá de precios (el equipo tiene un precio de entrada de 22,000 pesos), de su diseño, si nos gusta la pantalla, o el software y hasta por mero fanatismo o amor por la marca. Sin embargo, el P30 Pro –en especial su cámara– marca un cambio tecnológico que quizá sea tan importante como el que el Sony Ericsson T68i creó hace casi 20 años, sin duda pronto veremos otros teléfonos y a otras empresas incorporar tecnologías similares o mejorarlas, pero por ahora el logro es de Huawei. Pongámoslo así, hace dos décadas con un teléfono se podía tomar una foto de una persona a un par de metros de distancia, hoy puedo tomar una foto con algo de detalle de un objeto que orbita a 384,400 kilómetros de la Tierra. Después de este logro, uno solo puede imaginar lo que las cámaras móviles harán en 20 años.

Te recomendamos: Reseña: Moto G7 Plus el reto de no vender gimmicks

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre