Reseña: Assassin’s Creed Odyssey, una clase de historia divertida
Ubisoft

Por Carlos Fernández De Lara

La primera vez que leí la Ilíada y la Odisea de Homero fue para una tarea de la preparatoria. A la fecha recuerdo que fue una de las asignaciones más pesadas y, en su momento, aburridas que enfrenté durante ese periodo. No solo no era lector, mucho menos era uno listo para sumergirme en los poemas, epopeyas o historias más importantes de la antigua grecia.

Por más absurdo que suene, luego de 20 horas de jugar el nuevo Assassin’s Creed Odyssey el título me generó el interés y deseo real de volver a leer esas páginas y de conocer de primera mano las épicas historias de Aquiles, Héctor, Odiseo y gran parte de la mitología griega.

El nuevo juego de Ubisoft es más que un escape de entretenimiento, es una de las puertas de entrada más interesantes, divertidas y completas a una de las culturas y épocas de la historia más importantes de la humanidad.

La trama más grande

Assassin’s Creed Odyssey sitúa al jugador hace unos 2,400 años, en el año 431 A.C. en medio de la Guerra del Peloponeso, un conflicto en la Antigua Grecia entre las ciudades de la Liga de Delos –controladas por Atenas– contra los estados de la Liga Peloponesqo –encabezada por Esparta–.

Este es el primer videojuego de la serie que le permite al jugador elegir al personaje principal que va a controlar, Kassandra o Alexios, ambos hijos de un general y padre adoptivo espartano, pero descendientes directos de Leonidas, el famoso rey Espartano, dejados a su suerte y castigados por las duras leyes de Esparta y obligados a convertirse en mercenarios.

En esencia, la historia de ambos personajes es la misma pero con ligeras diferencias en la personalidad y las voces detrás de los actores que les dieron vida. Sin embargo, lo que más atrae de la historia va más allá de la actuación y detalle de los personajes.

El equipo de desarrollo de Ubisoft realizó una investigación profunda de la mano de historiadores, escritores y documentalistas para tratar de dar vida a todas las costumbres, creencias, miedos y conflictos sociales, bélicos e incluso filosóficos (Spoiler Alert, Sócrates es parte del juego) más complejos de la historia humana.

Ubisoft no solo permite al jugador cabalgar o recorrer los mares entre las Islas Griegas más importantes, sino que lleva al jugador a conocer los mercados, teatros o monumentos históricos de ciudades tan entrañables como Attika donde reside Atenas, Phokis (hogar del Santuario de los Delfos), Malis, Delos y Mykonos.

En estricto sentido, Assassin’s Creed Odyssey no es solo un juego sobre un momento histórico de la Grecia Antigua, es un viaje a la cultura, fauna, playas y arquitectura de Grecia y sus islas.

También es el videojuego más grande de toda la franquicia.

“Para que te des una idea, solo la demo que presentamos en E3 este año era del tamaño de todo el juego de Assassin’s Creed Syndicate (el título presentado en 2015)”, dijo en entrevista Pablo Toscano, director técnico de animación de Assassin’s Creed Odyssey.

También es el primer videojuego de la saga que integra diálogos interactivos y cierto nivel de decisión para que el jugador pueda cambiar algunos elementos de la historia.

La modalidad de decisión no es tan amplía como en otros juegos de mundo abierto, pero sí es interesante ver cómo algunas decisiones sobre perdonar la vida de amigos o enemigos tienen consecuencias en la historia o crean nuevas misiones.

Toscano explica que el videojuego, en su totalidad, tiene más de 40 horas de diálogo completo. “Imagina la cantidad de historia y diálogos que escribimos para esta saga, no hay película que tenga tanto material”.

Una cosa a destacar es que, aunque el juego corre tanto en PS4 como Xbox One, está hecho para jugarse en consolas como Xbox One X o PS4 Pro. Ambas consolas no solo son capaces de aprovechar tecnologías como HDR o escalar de forma considerable los gráficos, sino que tiene tiempos de carga menores y, en el caso del Xbox One X, al ser 4K nativa, la calidad de imagen en pantallas 4K es tan detallada que a momentos parecieran ser imágenes en video físico.

Asesino y mercenario

En el modo de combate, exploración y desarrollo de personaje, Assassin’s Creed Odyssey retoma todo el modelo de su predecesor, Origins.

Kassandra o Alexios van progresando y adquiriendo la experiencia que les permite obtener nuevas habilidades de batalla, exploración o asesinato.

El videojuego también repite y mejora ligeramente el modelo de adquirir armamento o armadura, así como la posibilidad de mejorarlos.

Aunque la saga no deja de invitar al jugador a ser lo más sigiloso posible, le da la posibilidad de jugar por el espartano más feroz y sanguinario posible.

El modo de combate es divertido, fácil de ejecutar y algunas habilidades como la patada espartana es uno de los movimientos más gloriosos de la historia moderna de los videojuegos.

Eso no quita que, a momentos, en especial en combates con varios enemigos a la vez, puede llegar a ser verdaderamente frustrante.

A diferencia de otros juegos como Spiderman o Batman, que incentivan peleas con un alto nivel de acción y reacción, en Odyssey las batallas multitudinarias dejan en constante desventaja al jugador.

Además de las misiones centrales y adicionales, el videojuego agrega nuevos elementos como batallas campales y mercenarios. Este último obliga al jugador a ser perseguido y combatir con una gran variedad de asesinos, dependiendo del precio que los enemigos pongan sobre tu cabeza.

Odyssey también incluye mejoras sustanciales al combate naval, no solo es más divertido que el de juegos anteriores, también fluye mejor dado que ahora tienes la posibilidad de reclutar mercenarios a fin de mejorar las habilidades de combate de tu barco.

Conclusión

Assassin’s Creed Odyssey es uno de esos juegos inmensos que incluso después de 62 horas de historia central, deja al jugador con un inmenso mapa lleno de puntos, montañas, valles, islas, bosques y costas por explorar. Un universo digital lleno de vida, personajes e historia que, contrario a alejarte, te invita a entender un poco más de ese momento de la historia y de la cultura.

Es sin duda el mejor videojuego de toda la franquicia hasta el momento. Como el resto, este también tiene diálogos absurdos, momentos irritantes o situaciones tediosas, pero Ubisoft ha aprendido de sus errores y ha mejorado muchos de los aspectos que más frustración generaban.

Es claro que Ubisoft jamás ha pretendido que la saga de Assassin’s Creed actúe como libro interactivo de historia. Sus tramas y personajes centrales son ficticios, alejados de toda veracidad histórica, pero su desarrollo no ocurre en universos alternos o mundos paralelos, al contrario, sus escenarios son parte de algunos de los acontecimientos y culturas más importantes de la humanidad.

Puede que no sean 100% reales ni son material escolar, pero mi yo de preparatoria sin duda estaría más interesado en iniciar esa tarea que tanto trabajo le costó si algo como Assassin’s Creed Odyssey hubiera existido en ese entonces.

Fortnite: ¿moda pasajera o videojuego de largo plazo?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre