¿Realmente hubo un sismo artificial en la CDMX tras el gol de México?
AFP

Éste 17 de junio, durante el partido entre las selecciones que representan a México y Alemania en la Copa Mundial de la FIFA 2018, se registró en la Ciudad de México un fenómeno que el Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas de México (IIGEA) describió como un “sismo artificial”.

De acuerdo con tal organismo, el temblor posiblemente fue ocasionado “por saltos masivos durante el Gol de la selección de #México”, anotado en el minuto 35:07 por Hirving Lozano. “Por lo menos dos sensores dentro de la Ciudad lo detectaron”, agregó el IIGEA en su cuenta de Twitter.

Aquí te explicamos lo que sucedió.

Lo primero que debes saber es que el movimiento, con una aceleración de 37 metros por segundo al cuadrado (m/s2), “no fue grande en absoluto”, según detallaron los expertos del Instituto en un comunicado, “solo los equipos sismográficos sensibles (y próximos)” pudieron detectarlos.

Así, para la mayoría de la población, el llamado “sismo artificial” fue apenas perceptible o, incluso, imperceptible. Además, no pudo medirse en magnitudes, por lo que estrictamente no se trató de un sismo.

Carlos del Ángel, director del IIGEA, dijo en una entrevista con Buzzfeed que lo más probable es que el temblor se debiera a la concentración de muchas personas en diferentes puntos de la Ciudad.

sismo-mexico-vs-alemania

“Sabemos que en ciertas partes de la Ciudad había más gente y, cuando esa gente saltó en el aire a la vez para festejar, pudimos constatar ese movimiento”, afirmó.

Por el contrario, Arturo Iglesias, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró que “un sismo que sea provocado por la actividad dispersa de aficionados es una tomada de pelo”.

Recordó que la actividad humana sí puede provocar movimientos que los sismógrafos sean capaces de detectar, pero que en la mayoría de los casos se trata de “vibraciones sensibles”.

“Incluso si una persona salta al lado de un aparato se capta, pero no es un sismo”, aclaró.

En conclusión, para denominar a un movimiento “sismo” es necesario que implique una actividad geológica, no basta con ser detectado por un sismógrafo. Algunas de las actividades humanas que sí pueden provocar “sismos artificiales” como tal son la minería la extracción de petróleo y gas o la producción de energía geotérmica, por ejemplo.

Si quieres conocer más sobre el tema, puedes consultar esta publicación de SkyAlert:

Geoslicer, el instrumento que medirá peligro de sismos y tsunamis en México

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre