STEM toys
Caption: Experts warn that we should not limit the imagination of girls and boys. (Photo: iStock)

Desde que era una niña, Lan Jade Bernal comenzó a preguntarse sobre los fenómenos que la rodeaban. Sus papás le regalaron un juego de química, libros de ciencia y la llevaban a museos interactivos. Por eso, su pasión por investigar creció. Es ingeniera química industrial por el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

“Conforme crecía, mi curiosidad por entender fenómenos aumentaba. Esa motivación fue alimentada por mujeres como Marie Curie o Julieta Fierro. Al conocer un poco de su historia comencé a admirarlas y también comenzó el deseo de seguir sus pasos”, cuenta. Ella forma parte de la Asociación de Mujeres en Ciencia y Tecnología Alejandra Jáidar (AMCyT).

Recomendamos: ¿Paridad de género? De 193 países, solo 20 son gobernados por mujeres

Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas

Ese juego de química, como otros juguetes de ese tipo, tienen como objetivo ayudar a que los niños y niñas tengan interés en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (juguetes STEM, por sus siglas en inglés). Buscan inspirarlos y que –más adelante– estudien carreras relacionadas con estas disciplinas.

A diferencia de los educativos, los juguetes STEM recrean situaciones con una gran similitud con la vida real. Replican, por ejemplo, la construcción de estructuras, fórmulas y el cultivo de plantas.

Se le pregunta a Bernal sobre cuáles son los juguetes que más acercan a las niñas a las carreras STEM. Responde que ella cree que, lo que no se debe permitir, es limitar su imaginación.

“Yo recuerdo que iba a la tienda y veía un juego que socialmente ‘era para niños’. No me lo compraban. Si tienen hijos o primos y quieren comprarle un juguete, no los limiten. Uno de niño puede jugar con lo que sea e imaginar con mil cosas”, cuenta Bernal.

Y ¿funcionan los juguetes STEM?

Aunque hay juguetes STEM, uno de los mayores problemas es la brecha de género entre niños y niñas. Es decir, la existencia de estereotipos vinculados a cada juguete.

Haydée Valdés González, doctora en ciencias químicas, escribió en el portal Cuaderno de cultura científica sobre los juguetes científicos diseñados para niñas.

Critica que, bajo la filosofía de empoderamiento, algunas empresas están diseñando y vendiendo nuevos juguetes. Pero los quieren volver más llamativos usando colores como el rosa y el morado.

Versan sobre temáticas como maquillaje, perfumes, jabones, velas. Habitualmente asociados al mundo femenino . Esos juguetes no están de ningún modo exentos de polémica al poder considerarse que perpetúan los estereotipos de género”, escribió Valdés.

Tan solo 35 % de los estudiantes matriculados en carreras STEM son mujeres. De acuerdo con datos de la  UNESCO, ellas representan 15 % de los graduados de ingeniería, 19 % en informática y 38 % en matemáticas a nivel mundial.

El Tec de Monterrey también trabaja en la inclusión de más mujeres en las carreras STEM. Lo hace por medio del programa Patrones Hermosos. Ahí, a través de talleres inmersivos y actividades prácticas, el Tecnolñogico ayuda a casi 2,000 estudiantes de secundaria y preparatoria, de entre 13 y 17 años.

Hasta este año, en el programa han participado 78 instructoras del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y otras 350 investigadores de universidades mexicanas. Para 2025, la iniciativa estima un impacto positivo en un millón de jóvenes mujeres.

¿Qué opciones hay?

Cuando se escriben las palabras en el buscador de Amazon México “STEM Toys”, la página devuelve más de 3,000 resultados. Se pueden ver estructuras de construcción, experimentos químicos para niños y cajas para construir robots. El resultado es superior al encontrado en Mercado Libre. Ahí hay coches solares, vehículos de ensamblaje y cajas con piezas para armar diferentes vehículos.

Compañías como National Geographic venden productos como un set para germinar plantas, uno de exploración, detectores de metal para niños y un bote que funciona como microscopio para observar pequeñas criaturas. Mientras que LEGO tiene en su catálogo autos con propulsión gracias a un globo y robots con los que podrán aprender conceptos básicos de programación.

Emprendedores

Sin embargo, compañías más pequeñas también apuestan por comercializar este tipo de juguetes. En México, la plataforma de ventas Kuriakon alberga los productos de la compañía Engino de robótica educativa y Brickids, una microfranquicia de bloques de construcción para niños y niñas de entre cinco y 12 años.

Otra opción son los circuitos de canicas de compañías como Skyrail de la compañía Quercetti. Éstas son estructuras armables de gran tamaño y transparentes, lo que permite a los menores seguir por dónde van las bolitas.

Nancy B’s es otra compañía que quiere fomentar el interés por la biología y la botánica. En su kit incluye dos cestas de semillas, frascos con termómetros y un libro con actividades sugeridas, información y experimentos relacionados con la hidroponía.

¿Necesitas unos minutos para relajar tu mente? Estos sonidos te pueden ayudar ASRM: Orgasmos y Susurros

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre