iStock

La amnesia infantil, como se le conoce a este fenómeno es universal. La mayoría de nosotros no recuerda nada hasta los dos o tres años, y los que tienen hasta los cinco años, son muchos bosquejos. Pero, ¿por qué?

“Ninguno de nosotros recuerda nada de antes de los 2 o 3 años. Y eso es temprano: la mayoría de la gente no recuerda nada de lo que vivió antes de que tenía 4 o 5 años de edad”, dice Harlene Hayne, de la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda, que estudia las capacidades de la memoria.

Las investigaciones han demostrado que los niños son aprendices expertos y rápidos en adquirir y retener información. Los niños recuerdan eventos; sin embargo, estos recuerdos accesibles para los niños se pierden debido a la amnesia infantil en la edad adulta.

Puedes leer: En tu cerebro está el lugar donde nace la felicidad

“Varía mucho la edad, pero usualmente tiene que ver con algo significativo. La gente recuerda cosas como caerse de la bicicleta… momentos que fueron importantes para ellos”.

La edad promedio de nuestros primeros recuerdos es 3 años y 4 meses, pero como hay quienes pueden recordar eventos que tuvieron lugar cuando eran mucho más jóvenes, dice Catherine Loveday, de la Universidad de Westminster.

Hayne está de acuerdo en que el cerebro continúa su maduración a lo largo de un extenso período de desarrollo, y en que este es un paso importante para establecer la memoria a largo plazo.

Puedes leer: ¿Quieres ser feliz? Estos expertos te comparten unos tips

Pero los niños pueden recordar algunos acontecimientos antes de que esta región esté completamente desarrollada, de modo que esta explicación no puede ser sin más la solución al fenómeno de la amnesia infantil.

Y lo que es más, hay sorprendentes diferencias interculturales en la edad de las memorias tempranas.

Según un estudio transcultural, la media de edad de los primeros recuerdos para los europeos está en torno a los 3-5 años, comparados con los 4.8 años de los asiáticos orientales y los 2.7 años de los maoríes de Nueva Zelanda. “Estas diferencias no se pueden explicar solo por la madurez cerebral”, dice Patricia Bauer de la Universidad de Emory en Atlanta, Estados Unidos. 

CON INFORMACIÓN DE BBC MUNDO.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre