Andrea López

(Anaheim, California) – El contexto mundial actual no es sencillo. Condoleezza Rice, politóloga y diplomática estadounidense, secretaría de Estado número 66 de su país, llama a la elección presidencial de 2016 “la elección del ‘¿me escuchas ahora?’”, así como a otros fenómenos, incluido el Brexit.

“Las personas que no se vieron beneficiadas por la globalización y que ahora se ven aún más afectadas por la automatización, son las que están dispuestas a tomar riesgos como estos, porque piensan que su situación no podría ponerse peor”, explicó. “Y lo que nosotros hacemos es decirles: ‘estás equivocado, la globalización sí te funcionó’, cuando en realidad no es así”.

Lee: ¿El fin de la globalización?

Durante su conferencia magistral en el evento anual Citrix Synergy de la tecnológica Citrix Systems que se lleva a cabo en Anaheim, California, la primera mujer afroamericana en ocupar el puesto de secretaria de Estado estadounidense invitó a los presentes a reflexionar sobre esta pregunta, ‘¿me escuchas ahora?’. “Y la verdadera pregunta es: ¿habrá y cuál será la respuesta para estas personas?”, agregó.

Para llegar a ella, Rice destacó que hay dos factores que nunca antes se habían hecho tan presentes como ahora: la tecnología y la innovación, “dos razones reales para ser optimistas sobre lo que viene”. Subrayó, sin embargo, que estos dos factores no son por sí solos buenos ni malos, sino que son neutrales. “La cuestión está en cómo las aplicamos”, dijo.

Te recomendamos: Innovación y tecnología, las claves para la educación del futuro

“Tenemos que recordar que, a veces, la innovación, la tecnología y el conocimiento no se corresponden con la sabiduría”, detalló. “La misma tecnología que nos permitió dividir el átomo y encender nuestras luces con energía nuclear, nos permitió crear la bomba atómica y luego la bomba nucelar. A veces, el conocimiento y la sabiduría no van de la mano”, consideró.

Para lograrlo, añadió, lo que se debe hacer es impulsar el potencial humano. “Parte de la respuesta a ‘¿me oyes ahora?’ es el reconocimiento de que, sí, la automatización es algo increíble, pero antes de automatizar tu fuerza de trabajo, tal vez debes pensar en el desarrollo de la fuerza de trabajo y en cómo las personas pueden ser verdaderamente parte del futuro”, concluyó.

TE RECOMENDAMOS:

El trabajo se acabó como lo conocemos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre