AFP / En Tailandia, una ballena fue hallada muerta con más de 80 bolsas de plástico en su cuerpo.

En Asia, los efectos de la contaminación por plástico son dramáticos, las bolsas de plástico cubren los manglares, las islas indonesias pierden a veces su aspecto paradisíaco; en Tailandia, una ballena murió reciente tras tragar 80 de estas bolsas.

China, Indonesia, Filipinas, Tailandia y Vietnam producen cada año más de cuatro millones de toneladas de plástico en los mares del planeta, esto es, la mitad de la cantidad total, según la organización Ocean Conservancy.

Si la situación no cambia, de aquí a 2025 habrá 250 millones de toneladas de residuos plásticos en las aguas mundiales, aseguran los investigadores.

Lee: Video: Buzo graba océano de basura en Indonesia

“Estamos de lleno en una crisis de contaminación por plástico, vemos en todas partes, en nuestros ríos, en nuestros océanos, en todas partes”, se preocupa Ahmad Ashov Birry, activista de Greenpeace en Indonesia, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, este 5 de junio.

Estos países también están entre los de mayor crecimiento en Asia, con economías basadas en gran medida en la producción de plástico. Esto y la falta de un sistema de recolección y reciclaje adecuado provoca una importante polución.

Consecuencias en la pesca

Los habitantes, especialmente quienes viven de la pesca, pagan las consecuencias de la proliferación de plásticos en la naturaleza. En Vietnam, Nguyen Thi Phuong ha visto cómo la zona donde salía a faenar se ha convertido en un vertedero a cielo abierto con el paso de los años.

“Está tan contaminado, no es sano para los niños”, explica esta mujer al regresar de su pesca matutina bajo un sol abrasador, envuelta en un olor a basura y pescado.

“Para nosotros es difícil atrapar gambas y peces“, explica el pescador, Vu Quoc Viet, que debe retirar los residuos de plástico atrapados en sus redes.

En el manglar vecino, un ecosistema frágil de marismas típico de las regiones tropicales, otros pescadores rebuscan crustáceos en el fango, sin prestar atención al mar de residuos y bolsas de plástico que constituye su entorno de trabajo.

Un informe reciente de la World Animal Protection señala la peligrosidad de las redes de pesca abandonadas en el mar, que forman parte de los contaminación por plástico.

Te puede interesar: Así es como podemos ayudar al mar a recuperarse

En Tailandia, una ballena murió a principios de junio. Los veterinarios encontraron más de 80 bolsas de plástico en su cuerpo, último ejemplo de las consecuencias nefastas de esta polución que solo “es la parte visible del iceberg”, según John Tanzer, de WWF.

“La contaminación de nuestros océanos es tan grande que afecta a todos los niveles del ecosistema, desde los animales más pequeños hasta las ballenas”, lamenta.

Y las micropartículas de esos plásticos se desintegran con el paso del tiempo y acaban también en el agua que millones de asiáticos beben cada día.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza está llevando a cabo un estudio mundial sobre los efectos de esas partículas cuyas consecuencias para la salud todavía se desconocen.

Recolección ineficiente 

Ya sea en China, en Indonesia, en Filipinas, en Tailandia o en Vietnam, la recolección de los desechos es deficiente: menos de la mitad de los residuos se recogen correctamente en esos países.

En una sociedad de consumo acostumbrada al plástico, la educación de los ciudadanos asiáticos, que todavía no adoptaron las bolsas reutilizables en los supermercados, es uno de los cambios claves para lograr una mejora de la recolección de basura, según los expertos.

China, la segunda economía mundial, prohibió el año pasado la importación de desechos plásti!os en China son producidos por su propia población.

¡Stop! a las bolsas de plástico en AL y el Caribe

iStock

Con la finalidad de reducir y acabar con la contaminación de los océanos que se incrementan anualmente, la Organización de Naciones Unidas insistió en tomar medidas contra el uso de bolsas de plástico.  

“Como resultado del consumo excesivo de plásticos de un solo uso y de la mala gestión de los residuos, cada año se vierten en el océano 13 millones de toneladas de plásticos”, señaló la agencia del Medio Ambiente de la ONU en una declaración emitida en Lima.

La ONU destacó las medidas tomadas en algunos países de América Latina como Chile, Colombia, Panamá, Ecuador, Costa Rica para restringir el uso de bolsas de plásticos.

Chile prohibió recientemente su uso a partir de 2019, convirtiéndose en el más reciente país que asume una decisión frontal contra las bolsas plásticas.

En el Caribe, Antigua y Barbuda fue el primer país del hemisferio en prohibir las bolsas de plástico, en 2016.

Por si no lo viste: Así es como Europa planea disminuir la contaminación marina

Colombia prohibió también en 2016 la circulación de bolsas plásticas de pequeño tamaño y en 2017 aplicó un impuesto a bolsas de mayor tamaño.

Ecuador se unió este año a la corriente contra el plástico y dictó medidas para restringir el uso de sorbetes, bolsas y botellas desechables en las islas Galápagos. Su objetivo: que el archipiélago sea una zona libre de plásticos.

Mientras tanto, Perú quiere universe y prohibir las bolsas; se debate en el Congreso un proyecto de ley para tal fin.

En América Central, la ofensiva contra los plásticos la impulsó Panamá, que devino a inicios de este año en el primer país del istmo en prohibir por ley la bolsa de plástico.

Costa Rica lanzó de su lado una estrategia para reducir el uso en un lapso de tres años, en 2021.

TE RECOMENDAMOS:

En 2050 los océanos podrían tener más plástico que peces

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre