Por Liliana Corona

El próximo 11 de marzo se dará a conocer a las ganadoras del Premio Mujer Tec, que reconoce la labor de las integrantes de la comunidad del Tec de Monterrey como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo.

Por su labor en la gestión de recursos naturales y su especialización en sistemas hídricos, Paola Gordon Luna, actual consultora senior del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), fue postulada para participar en el Premio Mujer Tec 2019 y fue una de las ganadoras en la categoría Poder Transformador.

¿Qué hizo que te postularan al Premio?

En los últimos cinco años en el Tecnológico de Monterrey estaba coordinando la Red del Agua para América Latina y el Caribe, que está integrada por 14 países de América Latina para fomentar el intercambio de conocimiento en la agenda de los recursos hídricos y más específicamente en el organismo que toman las decisiones para la gestión del agua. Estuve coordinando el Premio Nacional Juvenil del Agua, que es un premio nacional e internacional dirigido a jóvenes entre 15 y 20 años que desarrollaron soluciones e innovaciones para mejorar la gestión del agua y su disponibilidad local o global.

¿Cómo ayudó la postulación a tu labor en favor del agua?

Estábamos desarrollando un programa para que más jóvenes se interesaran por estos temas, que comprendieran y aprendieran a identificar cuáles son las problemáticas que puede haber en la gestión del agua tanto en los servicios públicos como en las empresas, que tienen muchos retos para hacer más eficiente el uso del agua.

¿Dónde realizabas tu labor cuando supiste de la nominación?

Estaba trabajando en México y desarrollando actividades en Colombia, Panamá inclusive en España organizamos el segundo Encuentro Internacional en el Uso de Sistemas de Soporte en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia. También estábamos organizando el Foro Internacional del Agua en Monterrey, que este año se va a volver a realizar.

¿Qué ha sido lo más difícil de trabajar para resolver una problemática mundial? 

Realmente, entender que hay un volumen de agua disponible limitado -porque desde pequeños nos enseñaron que el agua era renovable y que nunca se acababa-, el cambio climático, el crecimiento poblacional, la organización de las ciudades -que hacen que esa agua no sea tan disponible-, la accesibilidad, la calidad del agua y legalmente lograr que todos se pongan de acuerdo, que trabajen en una sola visión con las diferentes aristas particulares de las localidades, eso es uno de los principales retos.

Lee: Ellas son las ganadoras del Premio MujerTec 2019

Otro muy importante es precisamente el hecho de ser mujer en el sector de agua, que es predominantemente masculino. Al ser joven y mujer, me representa un desafío aún mayor porque a veces podían pensar “¿esta chica qué nos va a venir a enseñar o compartir?”.  Entonces es un desafío a la hora de presentar los proyectos, pero con el acompañamiento de una institución como el Tecnológico de Monterrey y el Banco Interamericano de Desarrollo se pueden ir rompiendo este tipo de paradigmas.

¿Qué se pierde cuando las mujeres tienen poca participación en el cuidado del agua?

El simple hecho de involucrar a las mujeres puede aumentar la efectividad de los proyectos hídricos entre 6 y 7 veces respecto a los que no lo hacían. En los hogares vemos que son las mujeres las que se ven mayormente afectadas cuando no tienen disponibilidad de agua. A veces, en los proyectos hídricos no se consideran las necesidades de las mujeres, que en muchos casos son las que están encargadas de la gestión del agua en los hogares.

¿Qué lecciones te dejó participar en este Premio?

El premio fue un impulso a mi carrera profesional porque me enseñó la importancia de visibilizar el trabajo que estoy haciendo. Ahora estoy trabajando en el Banco Interamericano de Desarrollo y sé que el Premio MujerTec ha sido un eslabón, además de la preparación académica, entonces tengo un mayor alcance en términos de los proyectos en que puedo involucrarme. El premio fue una recarga de energía fresca para mi autoestima, es una forma de visibilizar nuestro trabajo, de empoderar a las mujeres a que se desarrollan, se capaciten y a que divulguen las cosas maravillosas que están haciendo para mejorar a la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre