ESO / M. Kornmesser

(Agencias) – El 19 noviembre de 2017 un telescopio ubicado en la cima de un volcán hawaiano detectó un objeto inusual: un cuerpo estrecho y alargado que viajaba a una gran velocidad al tiempo que no paraba de dar vueltas. 

Bautizado como Oumuamua, este es el primer objeto del que se tiene registro que llegó a la Tierra procedente de fuera de nuestro sistema solar. 

Entonces, la controversia sobre qué es no se hizo esperar. Incluso se especuló que se trataba de una nave extraterrestre, y la discusión se mantuvo, hasta ahora. 

Un equipo de 14 astrónomos de varios países se dio a la tarea de recopilar todos los datos existentes sobre el Oumuamua y, con base en estos, descubrir su origen. 

Las conclusiones del grupo encabezado por la Universidad de Maryland, Estados Unidos, fueron publicadas en la revista Nature Astronomy. Éstas apuntan a que “Oumuamua tiene un origen puramente natural”.

“Nunca hemos visto en nuestro Sistema Solar nada como Oumuamua. Realmente es todavía un misterio”, dijo Matthew Knight, investigador de la Universidad de Maryland, en un comunicado.

Resultado de imagen para Oumuamua

El objeto interestelar fue desde el principio difícil de describir, pues tiene características de cometa y de asteroide. Así, algunos llegaron a considerar que podría tener algo que ver con una nave mandada desde una civilización lejana para examinar nuestro Sistema Solar.

Para Knight, la hipótesis de una nave espacial “es una idea divertida”, pero el análisis de los datos realizado por su equipo “sugiere que hay toda una serie de fenómenos naturales que podrían explicar” sus extrañas características.

El estudio señala que Oumuamua, que en hawaiano significa explorador, es un objeto que “podría haber escapado de su sistema original, por ejemplo al haber sido “expulsado por un planeta gigante gaseoso que orbita otra estrella”.

Con forma de cigarro de 800 metros de longitud y color rojizo, fue detectado por el Observatorio Haleakala de Hawai y desde el primer momento mostró características extraordinarias, como “un movimiento desconcertante” que no concordaba ni con un cometa ni con un asteroide.

“Es una cosa rara y ciertamente difícil de explicar, pero eso no excluye que haya otros fenómenos naturales que puedan explicarlo”, agregó el experto, quien recordó que existe una tendencia a asumir que los procesos físicos que se observan cerca de la Tierra son universales.

El equipo de expertos considera que Oumuamua “podría ser el primero de muchos visitantes interestelares” y que “en los próximos diez años podría verse más objetos como éste, y será entonces “cuando empezaremos a saber si Oumuamua es raro o común”.

Conoce más sobre el Oumuamua aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre