iStock

Un equipo de científicos de la Universidad de Shichuán, en Chengdú (China), ha llevado a cabo un estudio que ha permitido desarrollar un análisis de orina para determinar cuánto ha envejecido nuestro cuerpo.

El estudio, publicado en la revista Fronteras en la Neurociencia del Envejecimiento, identificó una sustancia que indica que el daño de oxidación se incrementa en la orina cuando la gente envejece.

Puedes leer: Orina, la fuente de electricidad del futuro

Los investigadores chinos describen una manera de medir fácilmente los niveles de este indicador en las muestras de orina humana, lo que ofrece potencialmente un método para medir cuánto ha envejecido nuestro cuerpo biológicamente en lugar de cronológicamente.

Como todos los nacidos en un mismo año tienen la misma edad cronológica, pero el cuerpo de una persona envejece de forma diferente a un ritmo distinto, la prueba puede ayudar a predecir nuestro riesgo de desarrollar una enfermedad relacionada con la vejez y hasta el riesgo de muerte.

“Conforme envejecemos, sufrimos un mayor daño de oxidación, por lo que los niveles de los indicadores de oxidación aumentan en nuestro cuerpo”, señala Cai Jianping, del Hospital de Beijing y del Laboratorio Clave de Geriatría chino.

Lee: Tu saliva podría indicar si padecerás o no Alzheimer

Un indicador,, resultó de la oxidación de una molécula crucial en nuestra células llamada RNA.

En el estudio, los investigadores midieron el 8-oxoGsn en muestras de orina de mil 228 residentes chinos de entre dos y 90 años de edad, y usaron una técnica de análisis rápido llamada cromatografía líquida de ultra alta resolución (HUPLC, por sus siglas en inglés).

“Descubrimos un incremento dependiente de la edad en el 8-oxoGsn urinario en los participantes de 21 años de edad para arriba”, precisa Cai.

Los niveles de 8-oxoGsn fueron casi los mismos entre hombres y mujeres, excepto en las mujeres posmenopáusicas, quienes mostraron niveles más elevados.

Lee: Es posible generar electricidad con lágrimas y saliva: estudio

La edad cronológica no tiene por qué coincidir con la edad biológica. Esto es debido a que el cuerpo de cada persona envejece a un ritmo diferente, de tal manera que, aunque dos individuos hayan nacido en el mismo año, sus edades biológicas pueden ser distintas.

La tasa de daño celular varía en función de las personas debido a diferentes factores, entre ellos la genética, el estilo de vida y el entorno en el que viven, y este dato es más eficaz y preciso para medir el envejecimiento que la edad cronológica.

“A medida que envejecemos, sufrimos un mayor daño oxidativo, y por lo tanto los niveles de marcadores oxidativos aumentan en nuestro cuerpo”, explica Jian-Pin Cai, un investigador involucrado en el estudio.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

¿Estás sano? Pregúntale a tu saliva

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre