iStock

La orina de los astronautas podría ser utilizada en la construcción de una base lunar, de acuerdo con un estudio patrocinado por la Agencia Espacial Europea.

El informe publicado el 8 de mayo indica que la urea, principal componente de la orina, permitiría que la mezcla de hormigón lunar sea más maleable antes de endurecerse y adoptar la forma definitiva y resistentes de la futura estación.

Cuando se añadió a la mezcla de geopolímero, un material de construcción similar al hormigón, la orina funcionó mejor que otros plastificantes para reducir la necesidad de agua. Además, al utilizarla en una impresora 3D, la mezcla fue más resistente y con mayor maleabilidad.

La comunidad científica tiene interés en encontrar la forma de aprovechar material ya disponible en la Luna para construir la base y reducir así los envíos desde la Tierra. En este caso el ingrediente sería regolito lunar, roca suelta en la superficie del satélite natural, al que se le añadiría la urea como superplastificante.

Una persona es capaz de producir 1.5 litros de líquido excrementicia, lo que vuelve a la orina un producto ‘prometedor’ para su explotación. El hormigón mezclado con urea sería capaz de resistir la condiciones espaciales, como el vacío o las temperaturas extremas, factores que más afectan a las condiciones físicas y mecánicas de los materiales de construcción.

Con información de la agencia EFE.

El plan para colonizar Marte

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre