AFP

El escándalo en torno al mal uso de los datos hecho por Cambridge Analytica ha evidenciado el poco interés que mucha gente le da a la seguridad de sitios que piden información personal, no sólo en redes sociales como Facebook, sino en la mayoría de los espacios de internet. Además, ha puesto el foco en la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) europeo.

¿En qué consiste esta protección? Pretende unificar reglamentos europeos sobre la seguridad de los datos, dar a los ciudadanos el control sobre el uso que se hace de su información y responsabilizar a las empresas del trata­miento que se haga de ella, sin importar en qué lugar del mundo se esté localizado. Aquí se incluyen aspectos tan amplios que van desde indicadores biométricos, culturales, económicos hasta direcciones IP, sitios de almacenamiento y, por supuesto, las posibles amenazas de seguridad. El ciudadano digital debe saber qué se hace con sus datos, dónde están y qué pasa cuando se tiene una falla en la seguridad.

Muchas de las medidas europeas que se manejaban hasta antes del 25 de mayo, fecha de la entrada en vigor del RGPD, fueron implementadas previo al surgimiento de internet. Con esta regulación, la Unión Europea busca que sus ciudadanos tengan más control sobre su información personal, independientemente de cómo la ceden a empresas, gobierno o redes sociales y así se crea una barrera entre el intercambio, explotación y venta de datos entre grandes empresas y diversas entidades. De la misma manera, los ciudadanos europeos tendrán mayor seguridad jurídica para que sean respetados sus derechos no sólo en este continente sino a nivel global.

La ciudadanía global, los movimientos e intereses de carácter mundial, por tanto, empujan a los portales o sitios de internet mexicanos o latinoameri­canos a que se adecuen a esta regulación; y aunque en México ya se cuenta con una Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, casi la mitad no cumple con ella, según una declaración dada a Expansión por PwC, pues muchos espacios de la red se limitan a poner un aviso de privacidad en sus páginas.

Entonces, el primer paso es conocer estas limitaciones. No importa el tamaño de la compañía, todos tenemos obligaciones como usuarios y como empresas, ni tampoco si somos o no europeos. Tenemos la facul­tad y la responsabilidad de saber lo que se hace con nuestros datos seamos o no europeos.

En México ya se cuenta con una Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares,  pero casi la mitad no cumple con ella

Lee más colaboraciones en Voces.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre