iStock

Alrededor de 600,000 habitantes del departamento de Jia, en el centro de China fueron confinados tras el descubrimiento de un caso de covid-19, en momentos en que el país teme una nueva ola de contaminación.

China, cuna del nuevo coronavirus, parece haber frenado en gran medida la epidemia. Sin embargo, a las autoridades les preocupa que la enfermedad vuelva a su territorio, especialmente desde el extranjero.

El departamento de Jia, situado a unos 800 kilómetros de Beijing, en la provincia de Henan, anunció este miércoles que sus habitantes ya no podían salir de sus hogares sin autorización.

Una mujer, que había visitado el departamento, dio positivo en COVID-19 después de un contacto con una persona asintomática, según las autoridades provinciales.

Este jueves China informó de 55 nuevos casos de personas que habían contraído este nuevo tipo de coronavirus pero que eran asintomáticas. Según el balance oficial, el nuevo coronavirus ha infectado al menos a 82,432 personas en China, causando 3,318 víctimas.

Con información de AFP

Investigador propone alternar días de trabajo y confinamiento para reactivar la economía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre