Mars 2020 es una misión espacial del Programa de Exploración de Marte de la NASA con destino al planeta Marte, con lanzamiento programado para el 17 de julio de 2020, y aterrizaje en el cráter Jezero de Marte el 18 de febrero de 2021 La NASA decidió seguir adelante con su misión Mars 2020 en julio a pesar del revés causado por la pandemia de coronavirus. En la imagen uno de sus rovers. (Foto: NASA / JPL-Caltech)

AGENCIA EFE

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) anunció que planea dejar en manos de los ordenadores de sus vehículos de exploración espacial, conocidos como róvers, la toma de algunas decisiones en sus misiones de búsqueda de vida en otros planetas.

En la conferencia Goldschmidt de Geoquímica, científicos del Goddard Space Flight Centre de la NASA  explicaron que esta decisión se tomó después de las pruebas realizadas con inteligencia artificial que ha sido capaz de identificar en rocas distintos rasgos distintivos de vida.

Los primeros resultados de este trabajo muestran como el sistema puede identificar mediante un algoritmo estas características con un 94 % de acierto, algo que esperan mejorar para 2023, año en que el sistema debutará de manera parcial en la misión de exploración marciana ExoMars y tras lo que será implementado al completo en futuras misiones.

Recomendamos: El experimento de “ciencia ficción” que alerta sobre concentraciones de CO2

“Este es un paso visionario en la exploración espacial. Significa que con el tiempo nos hemos movido de la idea de que los humanos estén implicados con todo en el espacio a la idea de que los ordenadores estén equipados con sistemas inteligentes y que estos estén entrenados para tomar decisiones y transmitirlas priorizando”, dijo Victoria Da Poian, líder de este equipo investigador de la NASA.

Los investigadores del Goddard Space Flight Centre han entrenado a la inteligencia artificial para que sea capaz de analizar cientos de muestras de roca mediante el sistema Analizador de Moléculas Orgánicas de Marte (MOMA), una herramienta que se incorporará en el róver de la ExoMars de 2023, el Rosalind Franklin.

El MOMA es una herramienta capaz de estudiar e identificar moléculas orgánicas en rocas, lo que permitirá buscar signos de vida pasada o presente en Marte.

A pesar de su autonomía, los investigadores han explicado que el róver Rosalind Franklin continuará enviando información a la tierra.

Los científicos resaltaron que el avance presentado será muy útil en el futuro, cuando se exploren las lunas de Júpiter, como Europa, o Saturno, como Enceladus y Titán, pues entonces se necesitará que las decisiones se tomen en el lugar y al momento.

Con la tecnología actual, esto no es posible, ya que desde esos lugares las transmisiones podrían tardar hasta siete horas en llegar a la tierra.

Tec Review crece: estrena sitio en inglés y podcast. Sigue nuestros contenidos.  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre