iStock

Los beneficios que los murciélagos aportan al ser humano están más cerca de ti de lo que crees. Si usas prendas de algodón, ellos trabajan a tu favor porque se encargan de eliminar las plagas que afectan a esta planta. También son los responsables de evitar que los molestos mosquitos se extiendan sin control. Además son mejores reforestadores que un ejército y libran de plagas a vegetales como maíz, chile, tomate, té y café.

Desde enero pasado, a los murciélagos se les atribuyó una actividad más: la propagación del virus SARS-COV-2, causante de Covid-19. Investigaciones en China sugirieron que la nueva cepa de coronavirus pudo originarse en esa especie. Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM y especialista en estos mamíferos voladores, lo descarta.

“Hay investigadores sin escrúpulos que dicen que los murciélagos portan el virus SARS-COV-2, eso es completamente falso. Los murciélagos tienen virus ellos mismos, pero no son compatibles con nuestras células”, explica el especialista con casi 30 años de estudio de estos y otros vertebrados. Su conocimiento en murciélagos le ha valido el apodo de “Bat Man Mexicano”.

Combatiendo el mito

Medellín explica que es ilógico que el murciélago haya contagiado a los humanos con el nuevo coronavirus. “La proteína S de los murciélagos –que usa el virus para meterse en nuestras células– no es compatible con las células humanas, aunque ellos quisieran, aunque un científico loco quisiera agarrar el virus de los murciélagos tal cual y pasarlo a los seres humanos eso no podría suceder simplemente porque la llave que trae el virus no abre la puerta de nuestras células”, enfatiza.

Ecólogos y zoólogos londinenses coinciden con Medellín y descargan de responsabilidad al murciélago. “El SARS-COV-2 que se está afectando hoy no lo han encontrado en los murciélagos, no existen ellos. La única especie en la que se ha encontrado el SARS-COV-2 es en humanos, y una vez que está en los seres humanos sí podemos infectar a otras especies, como ya ocurrió en los tigres del zoológico de Nueva York”, destaca el especialista de la UNAM.

Lee: Tigresa en zoológico de Nueva York da positivo a Covid-19

Dada la incompatibilidad de los virus que portan los murciélagos con las células humanas, este tipo de virus necesitó otro ‘huésped’ para pasar hacia el ser humano. Aún se desconoce qué especie fue. Lo cierto es que en la propagación del nuevo coronavirus, los humanos son los protagonistas.

“La culpa es nuestra, no de los animales. Los virus están en todos lados y están tranquilos en el murciélago, pangolín, cerdo y en el camello. Nosotros empezamos a invadir los lugares donde ellos están y empezamos a manipularlos (…), estas pandemias son resultado del comportamiento humano y de la cultura que tenemos. No es ninguna sorpresa, es algo más que anunciado y van a seguir sucediendo”, señala Carlos Arias Ortiz, investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM y especialista en diagnóstico y estudio de la metagenómica viral de los tractos respiratorios y gastrointestinales.

Arias explica que la sobrepoblación, las migraciones, la depredación de entornos naturales, las guerras y el comercio internacional son factores de movilidad humana que interfieren los hábitats donde se encuentran virus que desconocemos. “Todas estas causas que mencionaba difícilmente van a retroceder, van a aumentar, va a haber una mayor población mundial y vamos a seguir invadiendo nuestros pulmones verdes”, advierte.

A la protección del murciélago

Si bien el panorama que plantea Arias requiere de grandes acciones coordinadas por los gobiernos de todo el mundo para evitar que los impactos sean mayores y continúen afectando a la población, las pequeñas acciones también cuentan.

“Esta pandemia nos está enseñando a vivir de una manera mucho más sustentable y con mucho más respeto por el medio ambiente, es la primera llamada de atención del mundo que nos está diciendo ‘pongan atención a cómo están utilizando su medio ambiente’”, dice Medellín.

Lee: Impacto médico, social y otras razones para no minimizar la pandemia 

Y una buena forma de empezar a reconciliarnos con el planeta y los diferentes ecosistemas es con el conocimiento de las especies, el cuidado del agua y el consumo responsable de alimentos, tanto vegetales como de origen animal.

Los científicos piden no tener miedo a los murciélagos –que con 140 especies en México representan el 10% de la diversidad mundial–, cuidar de ellos al evitar transgredir sus ecosistemas y atender la higiene y la distancia social en este momento de cuarentena.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre