Roberto Molar Candanosa / Carnegie Institution for Science, NASA / SDO, NASA / JPL

En agosto de 2016 se anunció el hallazgo de un pequeño exoplaneta potencialmente habitable que orbita en torno a la estrella más cercana a nuestro sistema solar, Próxima Centauri. Bautizado como Próxima b y apodado el ‘gemelo’ de la Tierra por sus características, parecía un buen lugar para que aquellos seres humanos que lo quisieran se mudaran. Sin embargo, hoy sabemos que no es tan buena idea.

Un equipo de astrónomos detectó una erupción estelar masiva, es decir, una enérgica explosión de radiación proveniente de Próxima Centauri que dificulta las posibilidades de vida en el exoplaneta, de acuerdo con el estudio publicado en Astrophysical Journal Letters.

Meredith MacGregor, Alycia Weinberger, David Wilner, Adam Kowalski y Steven Cranmer, descubrieron la llamarada mientras realizaban observaciones hechas por el telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter Array) en marzo del año pasado. Cuando la erupción alcanzó su máxima intensidad fue 10 veces más brillante que las emitidas por nuestro Sol, incrementando la luminosidad de Próxima Centauri hasta 1,000 veces durante 10 segundos.

Proxima Centauri no es bueno, es un día muy malo

ALMA registró además una llamarada más pequeña antes de ésta. Ambos episodios duraron en conjunto menos de dos minutos de las más de 10 horas de observaciones. Sin embargo, habrían sido suficientes “como para evaporar cualquier atmósfera u océano, esterilizando la superficie”, advirtió MacGregor.

De acuerdo con los investigadores, las explosiones estelares ocurren cuando un cambio en el campo magnético de la estrella acelera los electrones y los lleva a alcanzar velocidades cercanas a la de la luz. Éstos interactúan con el plasma cargado que conforma la mayor parte de la estrella, causando erupciones que generan emisiones en todo el espectro electromagnético.

Cómo sobrevivir en Próxima b, el ‘gemelo’ de la Tierra

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre