En México existen unas 780,000 personas que no tienen una o más extremidades, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Esto es consecuencia, principalmente, de la diabetes, de traumatismos o del cáncer, en ese orden.

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 30 millones de personas en esta misma situación necesitan una prótesis o aparatos ortopédicos. Sin embargo, hasta un 80 % de las que viven en países en vías de desarrollo –como México– no cuenta con medios económicos para adquirir el aparato que requiere, según cálculos de la asociación civil Tecnologías para la Comunidad, AC, que ha entregado más de 100 de estos aparatos de asistencia.

Tecnologías para la Comunidad es una organización mexicana que surgió en 2014 con el objetivo de devolver la independencia y la autonomía a quienes carecen de extremidades, al facilitarles el acceso a prótesis y servicios de rehabilitación. Será el primer cliente de una colaboración entre el Tec de Monterrey y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) para mejorar la comodidad y la funcionalidad de las prótesis, al tiempo que se reducen los costos de producción.

El proyecto es liderado por el mexicano Joel Carlos Huegel West y el estadounidense Hugh Herr, ambos expertos en biomecatrónica, que se logró gracias a una familia de egresados del Tec que, en agradecimiento con su Alma Máter y confiando en lo que la institución podía lograr, decidió donar una importante cantidad de dinero para este propósito.

“México tiene una gran oportunidad en este sentido porque, por un lado, hay personas de escasos recursos o en situaciones de vulnerabilidad en condiciones similares a las de otras naciones en vías de desarrollo, pero, por otro lado, también hay instituciones de investigación y desarrollo tecnológico comparables con las de países desarrollados como Estados Unidos o algunos en Europa”, señala el doctor Huegel West, quien es presidente de Tecnologías para la Comunidad y profesor investigador del área de Mecatrónica del Tec de Monterrey, Campus Guadalajara.

Además, Huegel West considera que México tiene la posibilidad de trabajar en laboratorio y en campo con tecnologías afines a la población en desarrollo. “Es de gran interés para instituciones de nuestro vecino del norte, Estados Unidos, como el MIT, pues no tienen que viajar a India o África para lograr estos avances”.

Por su parte, Hugh Herr comenta que ha disfrutado trabajar con el doctor Huegel West y con el equipo del Tecnológico de Monterrey. “Compartimos una visión y objetivos similares en términos de la salud y las prótesis del futuro”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre