Cortesía: NASA

Una bola de fuego que explotó sobre el desierto australiano en 2016 podría haberse confundido con cualquier otro bólido, un meteoro muy brillante, caracterizado por parecer una bola de fuego , si no fuera por una red de cámaras que monitorean el cielo para buscar tales eventos.

Gracias a las imágenes tomadas por estas cámaras, llamada Desert Fireball Network, los astrónomos pudieron determinar que la bola de fuego no era una roca espacial explosiva ordinaria.

Recomendamos: ¿Qué encontró la Voyager 2 al cruzar el espacio interestelar?

Por lo que los datos de velocidad revelaron que la roca probablemente había estado en órbita alrededor de la Tierra antes de alcanzar su extremo ardiente; un fenómeno conocido como un orbitador capturado temporalmente o, coloquialmente, un minimoon. 

Según los científicos, el aire a alta presión frente al meteorito que cae se filtra en las grietas de la roca, lo que aumenta la presión interna y hace que la roca se rompa.Pero de vez en cuando, uno de estos asteroides es capturado en la órbita de la Tierra por un tiempo. 

Sin embargo, no con frecuencia: según una simulación de supercomputadora publicada en 2012 que involucra 10 millones de asteroides virtuales, solo 18,000 fueron capturados en la órbita de la Tierra.

Lee: Estos astronautas lograron imprimir carne en el espacio

De acuerdo con los investigadores Júpiter es particularmente experto en la captura de minimoones , pero aquí en la Tierra, las detecciones éstos son extremadamente raras.

Antes del bólido de 2016, se habían visto dos  minimoons de la Tierra: un asteroide llamado 2006 RH 120 , que orbitó la Tierra durante  2006 y 2007; y un bólido en enero de 2014 , con una velocidad baja que indicaba un origen orbital.

Los investigadores, dirigidos por el científico planetario Patrick Shober de la Universidad de Curtin en Australia, pudieron determinar la velocidad del objeto (una lenta de 11 kilómetros por segundo, o 6.8 millas por segundo) y su trayectoria (casi vertical).

Te interesa: El Hubble captura un inusual ‘fantasma’ en el espacio

La velocidad lenta indica que el objeto había estado orbitando la Tierra, y el ángulo descarta los restos de los satélites. Según los cálculos del equipo, existe una probabilidad del 95 por ciento de que el objeto fuera un orbitador capturado temporalmente.

“Descubrimos que el tiempo de captura probable, la velocidad de captura, el eje de captura semieje mayor, el grupo de captura [objeto cercano a la Tierra] y el mecanismo de captura, todos varían anualmente, y la mayoría de las capturas ocurren durante el afelio o perihelio de la Tierra” , explicaron los investigadores. 

Lee más: Elon Musk, Jeff Bezos y Richard Branson: los señores del espacio

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre