Envato elements

CON INFORMACIÓN DE TRANSFERENCIA TEC

En los últimos años, se han demostrado diversas propiedades terapéuticas para la planta de orégano (Poliomintha longiflora): antioxidante, antimicrobiano, antiinflamatorio, antiviral, antiespasmódico, antiproliferativo y neuroprotector, entre otras. Por lo tanto, el interés en esta planta está aumentando, especialmente como una importante alternativa terapéutica. 

El conocimiento sobre el orégano y los diferentes métodos de procesamiento es importante para obtener productos naturales de buena calidad, ricos en principios activos, con una composición bien determinada, que puedan recomendarse para diferentes enfermedades y en dosis eficientes.

Puedes leer: Cáscaras de huevo y espinacas aliados para cultivar tejidos

Teniendo en cuenta la demanda de aceite de orégano en las industrias alimentaria, cosmética y farmacéutica, los investigadores del Tec de Monterrey, José Rodríguez Rodríguez, Magdalena de Jesús Rostro Alanis y Roberto Parra Saldívar trabajaron en el fraccionamiento del aceite esencial de orégano mediante destilación fraccionada a baja presión. 

Dicho proceso permite la caracterización fisicoquímica y la evaluación de la actividad biológica de cada una de las fracciones obtenidas en diferentes momentos.

Por medio del análisis multivariado de componentes principales, se establecen las correlaciones de los diferentes compuestos químicos con las correspondientes actividades antimicrobianas y antioxidantes y éstas, a su vez, con cada una de las fracciones obtenidas.

Puedes leer: Con bioimpresión 3D, científica mexicana busca crear tejidos y órganos

“Nuestros resultados muestran un aumento en ciertos compuestos debido al método de extracción (destilación a baja presión), que condujo a un aumento de las actividades biológicas; por lo tanto, este método proporciona una útil alternativa para la obtención de fracciones de aceites esenciales”, destacan los investigadores en su artículo publicado en Transferencia Tec.

La actividad biológica está correlacionada con la cantidad de monoterpenos oxigenados (Timol y Carvacrol) y  un sesquiterpeno (Cariofileno). Estos compuestos, incluso en cantidades bajas, podrían funcionar en sinergia y mantener la actividad biológica de interés para la industria.

Estos hallazgos, considerados en conjunto, representan un resultado importante, con la visión, en el futuro, de dirigir las fracciones a diferentes ramos de la industria (farmacéutica, alimenticia y cosmética).

¿Quienes son los autores?

José Rodríguez Rodríguez es profesor investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias, del Tec de Monterrey. Pertenece al Grupo de Investigación de Bioprocesos. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel I.

Magdalena de Jesús Rostro Alanis es investigadora posdoctoral en el grupo de Biotecnología Aplicada y Sustentable dentro del Grupo de Investigación de Bioprocesos, en la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey.

Roberto Parra Saldívar es profesor investigador y líder del grupo de Biotecnología Aplicada y Sustentable dentro del Grupo de Investigación de Bioprocesos, en la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey.  Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel II.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre