Conacyt

Se trata de un olfato electrónico que permite la evaluación de diabetes mellitus a través del aliento del paciente. Un proyecto de la doctora Berenice Domínguez Cruz, una las cinco ganadoras de las Becas para Mujeres en la Ciencia L’Oréal-Unesco-Conacyt-AMC 2018.

Esta nariz electrónica tiene como finalidad imitar el funcionamiento del sistema olfativo. En este proceso se involucran las funciones de varios sensores que reaccionan a moléculas específicas y generan señales que son transformadas en información en el cerebro.

Lee: Tu nariz tiene la ‘fórmula secreta’ contra las superbacterias

El olfato electrónico es un proyecto del Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV), el cual se encuentra en la fase de desarrollo de materiales e instrumentación electrónica.

“La ventaja principal de este dispositivo es que se trataría de un sistema de monitoreo no invasivo, entonces las personas podrían prescindir de los métodos que requieren de la extracción de una muestra de sangre. Además, se está pensando en que el dispositivo tenga bajo costo”, apuntó la investigadora adscrita al programa Cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Los sensores con los que funciona la nariz electrónica y por los que se destaca este proyecto están elaborados con polímeros. Cuando las sustancias se impregnan en estos, la información es enviada a la unidad de interpretación, donde se miden sus concentraciones.

Por si no lo viste: Esta nariz robótica podría salvarte la vida

Estos tendrán la capacidad de medir tres marcadores que pueden ser encontrados en una concentración más alta de lo normal en el aliento: acetona, acetoacetato y betahidroxibutirato.

“Posteriormente, cuando tengamos un prototipo funcional, el objetivo sería probarlo en poblaciones sanas y en poblaciones diabéticas para estudiar el comportamiento del aliento de los grupos y, por ende, determinar los niveles que nos indiquen cuándo se considera que una persona es diabética y cuándo está sana”, explicó Domínguez Cruz a Conacyt.

TE RECOMENDAMOS:

¿Te gusta tu nariz? Su forma es culpa del clima

CON INFORMACIÓN DE CONACYT

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre