Martha Herrera
(Photo: Courtesy of Martha Herrera)

Cuando Martha Herrera González se preguntaba qué estudiar y en dónde, tenía muy claro que la profesión que escogiera debía comulgar con su filosofía de vida: ayudar a los demás.

Ayudar es una palabra para definir acompañamiento. Pero Herrera, hoy directora global de Negocio Responsable y Valor Compartido de Cemex, se lo toma muy en serio. No solo quiere ayudar, quiere servir.

Recomendamos: Paola Gordon, la mujer que dedica su vida al cuidado de tu futuro

Ese ha sido su propósito desde que entró a trabajar a Cemex, donde ha aprovechado su alcance mundial durante 25 años para servir. Mujeres, jóvenes y niños en más de 50 países se han beneficiado del trabajo que Herrera hace adicional a sus labores dentro de la cementera.

“Mi quehacer y mi compromiso es con las mujeres de cualquier edad. Dedico mucho de mi tiempo a ser coach, mentora, a desarrollar iniciativas locales, nacionales e internacionales que apoyan la igualdad de género”, cuenta sobre su trabajo.

Servicio a la comunidad de alcance global

Antes que ayudar a los demás, primero hay que ayudarse a sí mismo. Fue una de las formas en las que Martha Herrera descubrió que su apoyo al desarrollo social podía ser efectivo.

“Lo he vivido en carne propia: en la medida en que quería ayudar a los demás, primero me di cuenta que tenía que conocerme a mí misma y desarrollar mis propias fortalezas”, señala.

Los números están de su lado. Con el apoyo de la empresa ha logrado beneficiar a más de tres millones de mujeres para que desarrollan capacidades y habilidades personales. Aunque para Herrera no es suficiente.

En su camino profesional, Herrera González ha impactado con ayuda en estos rubros:

  • Reducción de violencia de género
  • Autoestima en la mujer
  • Salud
  • Educación
  • Desarrollo de capacidades financieras y comerciales en las mujeres

Con ayuda del personal de la empresa y del Centro Cemex-Tec de Monterrey para el Desarrollo de Comunidades Sostenibles, que dirige, Herrera ha contribuido a la transformación social de cerca de 18 millones de personas en más de 50 países.

El compromiso humano

Si bien la labor se puede repartir entre los integrantes del Centro, Herrera interviene en cada paso. “Me he tomado el tiempo de ir personalmente a más 5,000 comunidades, donde tenemos la oportunidad de operar. Me ha tocado conocer y escuchar a muchísimas personas en mi camino. Ser el puente entre esas comunidades, las personas y la empresa”, cuenta.

Esta labor no escapó a los ojos de sus colaboradores, quienes la nominaron al Premio Mujer Tec 2020. Por su empeño, Herrera fue reconocida en la categoría Trayectoria.

Te puede interesar: Cómo una financiera se hace cargo del e-commerce

Por su perfil en estudios internacionales, Herrera funge como ‘intérprete’ de las necesidades de las comunidades y Cemex. Así, la empresa conoce cómo puede aportar al desarrollo de los sitios en los que opera.

“Me ha tocado también ser un puente de colaboración entre la empresa, el sector público, la academia, las organizaciones de la sociedad civil, los medios de comunicación, los gobiernos y todos aquellos que se han sumado a las diferentes causas que tenemos y que han abonado a este propósito”, destaca.

Ayuda colectiva

En Centro Cemex-Tec, Herrera lleva 10 años de trabajo. Su objetivo es promover el emprendimiento social en las comunidades menos favorecidas. Todas sus acciones están encaminadas al combate de la pobreza.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México, cuatro de cada 10 personas son pobres. En un trimestre, el ingreso promedio de los hogares mexicanos es de 53 pesos, según cifras del Inegi dadas a conocer en julio de 2019.

Además, en 2019 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indicó que México hasta el 50 % de la población vive en pobreza y pobreza extrema. No es casualidad la entrega de Herrera y su equipo en combatir el flagelo de la desigualdad.

“Empecé a tratar de promover este tipo de acciones dentro de la compañía. Tuve jefes que me ayudaron en este proceso. Además, tuve la confianza y la libertad de los directivos de la compañía para empezar a proponer algunas acciones de impacto social”, recuerda Herrara.

Empezando en México y llevando sus estrategias donde Cemex tiene operaciones, Herrera y su equipo siguen trabajando para impactar al mayor número de personas posible. Y a pesar de casi 25 años de trabajo, no está satisfecha.

“No estoy ni cerca de haber cumplido lo que creo que vine a hacer a este mundo. Así que mientras me lo permitan, seguiré poniendo toda mi pasión y mi empeño para tener un país en el que vivamos con bienestar y con calidad. En donde cuidemos al planeta donde vivimos”, destaca.

¿Te gustan nuestros contenidos? Puedes suscribirte gratis a nuestro newsletter

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre