María José Acosta Tec student
(Photo: Courtesy Girl Up)

María José Acosta, alumna de la carrera de Negocios Internacionales del Tec de Monterrey Campus Santa Fe, se integró a la iniciativa Girl Up de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que acompaña a las jóvenes en sus camino para convertirse en líderes y agentes de cambio por medio de programas especializados en problemas de género, capacitaciones en habilidades de activismo, organización y recaudación de fondos. 

Su motivación surgió a partir de la experiencia vivida en un equipo de robótica en preparatoria, rompiendo el paradigma social de que este tipo de temas son exclusivos para hombres. Después de tres años, Acosta logró la presidencia de este equipo.

El problema es el patriarcado

“El mayor problema que yo veo en nuestro país es el patriarcado. Seguimos una línea de pensamiento falogocéntrico binario en donde no hay espacio para todas y es necesario empezar a crear espacios en donde todos se sientan cómodos y seguros. El primer paso es levantar la voz. Tratar de hacer conciencia sobre pensamientos y actitudes machistas que tenemos que cambiar. Con esto se empieza a visibilizar el gran problema que estamos viviendo”, indicó Acosta en entrevista con Tec Review.

María José cuenta que la iniciativa de la ONU nació de la idea de alcanzar una verdadera igualdad y equidad de género, por lo que asegura que se deben enfocar en los niños y adolescentes para generar un cambio de fondo.

Girl Up es de las mejores oportunidades que se me han presentado. Tengo la posibilidad de que mi niña interior esté orgullosa de la mujer que soy ahora. Es la mejor forma que he encontrado para alzar mi voz y gritar por todas las niñas y mujeres que nos hacen falta día con día”, agregó.

¿Qué son los juguetes STEM? Te explicamos cómo pueden romper la brecha de género

¿Cómo avanzar en tema de igualdad y equidad?

A pesar que la población femenina mundial es predominante, según el Banco Mundial tan solo seis países otorgan los mismos derechos económicos a hombres y mujeres: Bélgica, Dinamarca, Francia, Letonia, Suecia y Luxemburgo.

Acosta asegura que aunque el tema de la igualdad de género va progresando con lentitud y requiere de diversas voluntades para que la paridad de oportunidades sea una realidad palpable, las reformas regulatorias y legales son un primer paso para lograr la meta, así como las oportunidades para la mujeres en diversos espacios.

“Dándoles espacios para que se puedan desarrollar como líderes. Es algo de lo que más le agradezco al Tec de Monterrey. Desde la preparatoria tuve la oportunidad de demostrarme que era capaz. A eso le sumo a mis profesores que creyeron en mí y que estuvieron en mi proceso de crecimiento”, indicó María José tras reconocer que tardó mucho tiempo en encontrar su voz y alzarla en favor de la causa.

La Covid-19 amplía la brecha de género en ciencia

Finalmente, Acosta destacó la importancia de escuchar y ser empáticos con las historias de los otros.

“Hay una urgencia de que estos movimientos tomen vuelo porque juntas somos más fuertes. Todos estamos en un proceso de deconstrucción y para esto tenemos que estar dispuestos a escuchar historias, ser empáticos y pacientes con los procesos de los demás”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre