Por Montserrat Valle Vargas

NUEVA ORLEANS. – La niñez de la ahora ex astronauta de la NASA Mae Jemison transcurrió en la década de los 60 a la par del auge del programa espacial en Estados Unidos, una de las prioridades del gobierno. Estas misiones y la llegada del hombre a la Luna marcaron a la ahora ingeniera y educadora que se convirtió en la primera mujer afroamericana en viajar al espacio en septiembre de 1992.

Durante su participación en Inforum 2019, Jemison reconoció que cuando era pequeña no soñaba con ser astronauta, pero quería viajar al espacio cuando fuera más grande. Ella esperaba que para ese momento la humanidad ya realizara viajes hacia Marte.

“Me gustaría decir que llegué a la NASA porque ellos sabían de mi talento y ellos me buscaron, pero la realidad es que el proceso fue llegar a la bolsa de trabajo y llenar un formulario para el programa espacial y después pasar todos los exámenes físicos”, dijo Jemison.

La primera mujer estadounidense en el espacio fue Sally Ride en 1983 y Jemison se postuló al programa de astronautas de la NASA pensando que se abrirían más oportunidades y se convirtió en una de las quince seleccionadas entre más de 2,000 participantes.

Foto: Montserrat Valle Vargas

En septiembre de 1992, Jemison viajó al espacio en el transbordador Endeavour que la llevó a ella y a otros seis astronautas a dar 126 vueltas alrededor de la Tierra donde realizó una investigación con células óseas. Un año después, Jemison dejó la NASA y comenzó a dar clases en el Dartmouth College.

“La decisión de irme no fue por reinventarme. Cuando era niña amaba mi creatividad. Siempre quería retos, quería viajar a lugares diferentes y también quería ayudar a la gente. Cada que tengo que tomar una decisión pienso en esas cosas y en si cumplo con esos principios”, agregó Jemison, quien también es conocida por su aparición en la serie Star Trek: the next generation.

En 1994, la ex astronauta fundó un campamento internacional de ciencias para estudiantes de secundaria en el que promueve las carreras relacionadas con la ciencia y la tecnología.

En 2018 formó parte de la campaña Look up en la que se utilizaba la aplicación Skyfie con la que cualquier persona podía tomarse una selfie en la que mostrara su conexión con el cielo y el espacio.

“No importa en que parte del planeta estés, todos tenemos una vista que nos conecta y esa es el cielo. Es una herramienta que aún la gente puede usar para demostrar que no importa el lugar en el que se encuentre, somos uno solo y estamos conectados”, finalizó la ex astronauta.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre