Reuters

¿Qué tanto puede hacer un individuo por el cambio climático? Frente a la magnitud del problema, es común sentir una desconexión total o parcial o una gran frustración ante la aparente incapacidad de injerir en la solución. Continuamente, somos bombardeados por campañas bien intencionadas (y otras manipulativas) para hacernos creer que las personas, de manera individual, sólo pueden actuar de forma limitada con acciones menores, como reciclar, evitar utilizar bolsas de plástico y popotes, entre otras nobles acciones estadísticamente insignificantes.

Por otro lado, muchos piensan que los gobiernos (y/o las corporaciones) son los responsables de atender el fenómeno. Hemos escuchado acerca de conferencias internacionales sobre cambio climático a las que asisten diversos países a negociar y firmar acuerdos globales, como el Acuerdo de París, que compromete a más de 190 países a llevar a cabo acciones para mitigar y adaptarse al cambio climático, y a estabilizar la temperatura promedio global en 1.5º C.

Para quienes asumen que los gobiernos actuarán porque es su “deber”, hay malas noticias. En primer lugar, los compromisos adquiridos por las naciones son insuficientes para alcanzar la meta de los 1.5º C. Peor aún, según reportes, hay una brecha abismal entre la meta establecida y las acciones reales que se están realizando: sólo hay 2 % de probabilidad de cumplir con lo acordado.

Un día, una niña de 16 años, Greta Thunberg, fue al parlamento sueco a protestar por la falta de acciones frente al fenómeno. En pocas semanas, su acción se transformó en el movimiento mundial Fridays for Future. Con ello, surgieron otros movimientos, como Extinction Rebellion, que han movilizado a millones de personas con el objetivo de declarar una emergencia climática. Hoy ha logrado que diversos países –Escocia, Canadá y, recientemente, Argentina– declaren una “emergencia climática”, además de movilizaciones globales sin precedentes.

Todo surgió a partir de las acciones de una adolescente sueca que decidió no quedarse cruzada de brazos esperando que los gobiernos actúen, sino que se enfrentó a dichas fuerzas para generar el mayor movimiento social que hemos visto en tiempos recientes. Tus actos pueden detonar la mayor ola de acción climática a nivel global. Esto lo hizo una persona. ¿Y tú qué vas a hacer?

“Los compromisos adquiridos por las naciones no son suficientes para alcanzar la meta de los 1.5º C”

Lee más colaboraciones en Voces.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre