Envato elements

Investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de California en Davis realizaron un trabajo de investigación que consistía en que más de mil dueños de gatos pasaran al menos tres hora al día observando el comportamiento de su mascota.

Se excluyeron del estudio los gatos que solo estaban en interiores sin acceso a plantas y gatos al aire libre cuyos dueños no podían observar su comportamiento.

Puedes leer: La ciencia responde: ¿Por qué ronronean los gatos?

Como muchos propietarios de felinos sospechaban, comer pasto o hierba es un hábito común: el 71% de los animales lo hicieron al menos seis veces en el período de observación y el 61% más de diez veces.

Solo un 11% no mostró prácticas vegetarianas.

Mientras que el 39% de los gatos jóvenes (tres años o menos) comía plantas todos los días, solo el 27% de los mayores de cuatro lo hacía.

Los resultados sugieren que es altamente improbable que los gatos estén usando la hierba como una especie de medicina estomacal primitiva. Los hallazgos tampoco respaldan otra hipótesis, que los gatos jóvenes aprendan a comer hierba observando a los gatos mayores.

Lee: Así surgió la domesticación de los gatos modernos

En cambio, el equipo cree que comer hierba todavía es parte del régimen de salud, solo uno en el que la mayoría de los animales de compañía no necesitan participar hoy.

Resulta que los estudios de campo de carnívoros y primates salvajes han encontrado que regularmente comen hierba no digerible y otra vegetación para purgar gusanos parásitos de sus sistemas.

El equipo cree que los gatos comen hierba regularmente para estimular la actividad muscular en el tracto digestivo y obligar a los parásitos a salir de sus intestinos.

“Dado que prácticamente todos los carnívoros salvajes tienen una carga de parásitos intestinales, el consumo regular e instintivo de plantas tendría un papel adaptativo en el mantenimiento de una carga tolerable de parásitos intestinales, independientemente de que el animal detecte o no los parásitos”, concluyen los autores en su resumen.

Lee: Así surgió la domesticación de los gatos modernos

Esa conclusión refleja lo que el autor principal Benjamin L. Hart encontró en un estudio similar realizado en 2008 que analizaba la frecuencia del consumo de plantas en perros.

En esa investigación, el equipo también descubrió que los perros rara vez presentaban enfermedades antes de comer hierba y que el vómito era un subproducto relativamente raro de comer vegetación.

La encuesta también encontró que la frecuencia de comer hierba no estaba relacionada con la dieta del perro o la cantidad de fibra que comía el animal, lo que sugiere que no estaban tratando de compensar alguna deficiencia en la dieta.

Hart y su equipo plantean la hipótesis de que los animales más jóvenes comen más hierba porque sus sistemas inmunes no son tan buenos para mantener a raya a los parásitos y porque el estrés nutricional es más perjudicial para los animales en crecimiento que los perros y gatos mayores.

Lee: Los gatos no son huraños, es que no los entendemos

También señalan que los gatos parecen comer menos hierba que los perros. Esto puede deberse a que las infecciones parasitarias son menos frecuentes entre las especies ancestrales felinas o puede ser que el hábito de los gatos de enterrarse y evitar las heces de los demás disminuyó la propagación de parásitos en comparación con los perros, que se sabe que entran en el negocio de los demás.

CON INFORMACIÓN DE BBC

También puedes leer:

Una buena razón para acariciar a tus mascotas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre