Los jugos de fruta son tan dañinos como los refrescos: estudio
iStock

Imagina que tienes enfrente un refresco y un jugo de fruta natural. Ahora, te pedimos que elijas la opción más sana, ¿cuál tomas?

Probablemente la segunda opción y, aunque no estás equivocado, la realidad es que la diferencia entre uno y otro no es tan abismal como se puede creer.

Las bebidas endulzadas con azúcar, como los refrescos, tienen poco o ningún valor nutricional y muchas calorías, además de que sus efectos dañinos sobre la salud de quienes las consumen están bien documentados y son ampliamente conocidos.

Sin embargo, un estudio de reciente publicación afirma que tanto éstas como los jugos de fruta 100% naturales están relacionados con un mayor riesgo de muerte prematura.

De acuerdo con el trabajo, publicado en la revista JAMA Network Open, beber en exceso cualquiera de las dos opciones resulta perjudicial, debido a la gran cantidad de azúcares que contienen.

El texto agrega que los azúcares que se encuentran en el jugo, aunque son de origen natural, son similares a los de los endulzantes agregados a los refrescos y otras bebidas de este tipo.

“Las bebidas azucaradas, ya sean refrescos o jugos de fruta, deben ser limitadas”, dijo Jean A. Welsh, coautor del estudio y profesor asistente en el Departamento de Pediatría de la Universidad de Emory en Atlanta.

Enfermedades cardiovasculares

Resultado de imagen para fruits, sugar

A menudo se habla de cómo los refrescos y otras bebidas azucaradas contribuyen a la epidemia de obesidad entre niños y jóvenes, así como a las altas tasas de diabetes entre los adultos.

El nuevo estudio definió a las bebidas azucaradas como “calmantes de la sed endulzados con azúcar y los jugos de fruta 100% naturales que no tienen azúcar agregada”.

Entonces, ¿cómo se compara el jugo de fruta con el refresco?

“Un alto consumo de azúcares, como los de los refrescos y los jugos de fruta, está vinculado a varios factores de riesgo de enfermedad cardiovascular”, advirtió Welsh.

La obesidad, la diabetes y los triglicéridos elevadosse encuentran entre los factores de riesgo relacionados con el consumo excesivo de azúcar. “Pocos estudios han podido ver cómo este consumo podría afectar el riesgo de mortalidad”, dijo.

Para abordar este problema, ella y sus colegas redirigieron los datos del estudio Razones de las Diferencias Geográficas y Raciales del Accidente Cerebrovascular, que busca entender por qué mueren más afroamericanos por accidentes cerebrovasculares que otras razas y por qué las personas en el sureste de Estados Unidos tienen más accidentes cerebrovasculares que aquellos en otras zonas del mismo país.

A partir de este estudio multiétnico, Welsh y sus coautores analizaron datos de 13,440 adultos mayores de 45 años, casi el 71% de ellos con sobrepeso u obesidad.

Las personas que consumieron el 10% o más de sus calorías diarias en forma de bebidas azucaradas tuvieron un riesgo 44% mayor de morir debido a una enfermedad coronaria y un riesgo 14% mayor de muerte prematura por cualquier causa en comparación con las personas que consumieron menos del 5% de sus calorías diarias de tal forma.

Cada porción adicional de 350 mililitros de jugo de fruta por día se asoció con un riesgo 24% mayor de muerte por cualquier causa, y cada porción adicional de 350 mililitros de bebidas azucaradas por día se asoció con un riesgo 11% mayor. No se encontró una relación similar entre las bebidas azucaradas y la muerte por enfermedad coronaria.

“Al observar nuestros resultados de bebidas y jugos azucarados de forma independiente, debemos tener claro que el riesgo que se presenta es relativo al presente en los consumidores más bajos de cada uno”, explicó Welsh.

No estaba sorprendida por los hallazgos. Ella y sus coautores dijeron que “una serie de posibles mecanismos biológicos” explican el elevado riesgo de muerte.

Por ejemplo, la investigación sugiere que las bebidas azucaradas aumentan la resistencia a la insulina, que se sabe que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, mientras que el consumo de fructosa puede estimular las hormonas que promueven el aumento de peso alrededor de la cintura, otro factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Aunque los jugos de fruta pueden no ser tan perjudiciales como las bebidas endulzadas con azúcar, su consumo debe ser moderado en niños y adultos, especialmente en personas que desean controlar su peso corporal.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría y las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses, la recomendación para personas de entre 1 y 6 años de edad es limitar el consumo de jugo de fruta a 170 mililitros por día; mientras que de los 7 años en adelante, hasta adolescentes y adultos, deben limitar el jugo de fruta a 230 mililitros por día.

Welsh aclaró que debemos considerar tanto los jugos de frutas como las bebidas endulzadas cuando pensamos en la cantidad de azúcar que consumimos cada día.

Entre los dos, inclinó la balanza a favor del jugo de frutas: “dado su contenido de vitaminas y minerales, el jugo de frutas en pequeñas cantidades puede tener un efecto beneficioso que no se ve con los refrescos y otras bebidas azucaradas”.

¿Cuánta azúcar contienen los jugos y refrescos? Descúbrelo aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre