Loch: joyería mexicana interactiva, personalizada e impresa en 3D
Loch interactive jewelry

Esta startup mexicana de joyería tiene de todo: cada una de sus piezas es interactiva, personalizable e involucra tecnologías en tendencia, como la simulación en tiempo real y la impresión 3D en todo el proceso, desde que tú mismo la diseñas hasta llega hasta tu puerta. Te presentamos Loch interactive jewelry.

El proyecto comenzó como un proyecto escolar en Guadalajara. “Queríamos desarrollar una marca de joyería que tuviera un valor agregado, que no solo fueran piezas contemplativas, sino que fueran interactivas, que el usuario pudiera , por ejemplo, tomar la pieza, doblarla, moverla, armarla o desarmarla, jugar con ella”, recordó Daniela Macías, CDO de Loch, en entrevista con Tec Review.

Una vez que sus creadores decidieron hacer de este proyecto un emprendimiento, en 2017, fueron encontrando nuevas maneras de expandir este valor agregado. 

“Primero, la gente nos empezó a pedir piezas personalizadas. Encontramos ahí una nueva oportunidad porque, además de ser una tendencia, la gente le da un valor muy importante a lo personalizado”, detalló Macías. 

Un poco más adelante, el proyecto se encontró con otro grupo de emprendedores, que entonces estaba trabajando en crear una empresa de software para ventas. “Así fue que nos unimos, para agregar la tecnología que ellos ya conocían a esta startup de joyería interactiva y personalizada”, explicó la startupera de la Universidad Panamericana.

Loch: joyería mexicana interactiva, personalizada e impresa en 3D
Loch interactive jewelry

Así, junto con los hoy cofundadores de Loch interactive jewelry Herbert Taylor, CEO, José Luis Vargas, CMO, y Hugo Velázquez, RP, los tres del Tecnológico de Monterrey, la firma desarrolló su ecommerce, que ofrece al usuario opciones de personalización que puede ir visualizando durante el proceso en tiempo real. 

“El usuario entra a la página de internet, puede ver nuestras colecciones y elegir una pieza (aretes, brazaletes, collares, anillos…). En ese momento, cuando hace clic, se carga en la pantalla un modelo 3D de la pieza y se le presentan una serie de opciones sobre las características de la misma para que la pueda ir personalizando”, explicó Daniela Macías.

“Mientras el usuario va haciendo cambios, puede verlos reflejados en el modelo 3D en tiempo real y puede acercarlo, alejarlo o darle la vuelta. Algo importante es que, cuando se está configurando todo esto, el sistema cotiza en tiempo real el precio de la pieza en función de cada modificación”, destacó Taylor.

Loch: joyería mexicana interactiva, personalizada e impresa en 3D
Loch interactive jewelry

“Una vez que el usuario esté contento con el resultado, puede agregarlo al carrito de compras y ordenarlo. Aceptamos diferentes metodos de pago: PayPal, tarjeta de débito y tarjeta de crédito”, añadió Macías. 

Ya que el pedido está hecho, llega la orden y se empieza a fabricar la pieza, involucrando moldes impresos en 3D para que cada resultado sea tal como lo ordenó el usuario,  así como cortes láser, “todo el proceso es automatizado”, subrayaron los emprendedores.

Por el momento, Loch interactive jewelry ofrece envíos a toda la República Méxicana, pero ya trabaja para que en el futuro cercano pueda enviar sus productos al extranjero, así como en el lanzamiento de nuevas colecciones.

Loch: joyería mexicana interactiva, personalizada e impresa en 3D
Loch interactive jewelry

El proyecto jalisciense fue impulsado por el ecosistema de emprendimiento del Tecnológico de Monterrey, incubado por el Gobierno local a través de Reto Zapopan, formó parte del octavo badge de Plug and Play México y recibió inversión privada por 25,000 dólares. 

A otros jóvenes con ganas de emprender, Loch interactive jewelry recomienda no tener miedo, encontrar un equipo en el que sepas que puedes confiar y ser resiliente. 

“Toda la vida tuve mucho miedo de emprender y gracias al equipo me animé, entre todos nos fuimos jaloneando a dar el siguiente paso y el siguiente paso. Rodearse de un equipo en el que sepas que puedes confiar, que te va a apoyar, es muy importante”, dijo Daniela Macías. 

“El cambiar de dirección no es malo, en muchas ocasiones es bueno y el saber cuándo también. Yo creo que para ser emprendedor lo que más necesitas es inteligencia, racional, y un estómago de acero. Ser muy resiliente. Entender que el cambio es bueno”, concluyó Herbert Taylor.

Conoce aquí los popotes comestibles, ‘la dulce’ idea de estas mexicanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre