iStocl

Por Diana Zavala

Sales de la entrevista de trabajo entusiasmado porque parece que todo salió bien y hasta el reclutador hizo comentarios positivos acerca de tu candidatura. Promete llamarte para informarte si estarás contratado… pero no lo hace. Pasan días sin tener contacto con la empresa. Y surge la pregunta: ¿Deberías llamar o parecería muy insistente?

Ricardo Reyes, consultor senior de reclutamiento de Hays México, afirma que el tiempo de espera de la llamada debería ser fijado al finalizar la entrevista. En caso de que la persona de recursos humanos no haya hecho algún comentario al respecto, es responsabilidad del candidato tomar la iniciativa. “Tiene que preguntar cuánto tiempo debe esperar la comunicación de la empresa y, si pasado ese tiempo, el candidato se puede comunicar a través de mail o de una llamada”, explica.

Lee: Así influye el lenguaje no verbal en una entrevista laboral

Marga Nerís, responsable de Contenidos y Estudio del Mercado Laboral de CompuTrabajo, recomienda enviar un correo lo antes posible, agradeciendo el tiempo brindado y reforzando el interés por la oferta. “Es recomendable hacer especial hincapié en alguno de los puntos que hayan surgido en la entrevista y demostrar así que te ves capacitado para el puesto”, agrega.

Si una semana después no ha habido comunicación por parte de la empresa, Reyes recomienda enviar un correo electrónico para agradecer de nuevo el tiempo brindado en la entrevista y para comentar que sigue disponible y emocionado por el trabajo. El especialista apunta que es importante centrarse en un mensaje de agradecimiento, para que el reclutador no lo tome como un correo de presión.

En caso de no recibir respuesta, Nerís aconseja esperar 48 horas antes de realizar una llamada telefónica (aunque también puede ser por correo) para, esta vez de manera más directa, preguntar en qué punto se encuentra el proceso. “Siempre con educación y sin exigencias. Al fin y al cabo, es la empresa la que decide si te considera un candidato apto para la vacante que quiere cubrir. Interesarte por un proceso en el que se te ha involucrado demuestra que no eres una persona que se conforma con dejar las cosas a medias”, detalla.

Por si no lo viste: 6 tips para contar tu fracaso en una entrevista laboral

Nerís agrega que, en caso de que el candidato no haya sido elegido, insistir no ayudará a volver a entrar en el proceso. Sin embargo, si por algún motivo hay un retraso en elegir al colaborador, hacer contacto puede volver a hacer visible al postulante.

En cualquier caso, ambos especialistas recomiendan no detener la búsqueda de otro empleo mientras se espera respuesta. También, aconsejan ser sinceros en caso de que el reclutador pregunte si el candidato se encuentra en procesos de selección paralelos. Nerís pone como ejemplo la siguiente respuesta: “Sí, aunque debo reconocer que creo que, tanto para mi carrera profesional como para el proyecto, tendría un mejor encaje en su empresa que en cualquiera de los otros proyectos en los que estoy”.

La experta comenta que la mejor manera de asegurar que el entrevistador llame para una segunda etapa del proceso de reclutamiento o la contratación es haber presentado un CV y una entrevista impecables. Preparar la entrevista, ensayar el resumen profesional para no alargarse hablando de uno mismo, ser puntual, cuidar la presencia física (no sólo la apariencia, sino la comunicación no verbal), llegar con algo para apuntar información, estar informado sobre la empresa y preparar las preguntas difíciles son las claves para lograr ser el elegido.

TE RECOMENDAMOS:

Cinco preguntas raras que te pueden hacer en una entrevista de trabajo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre